Independencia del Perú 1821

Testimonios de Basilio Hall y Tomas Guido, presentes en la jura de la independencia en 1821

“Del tablado donde estaba de pie San Martín y de los balcones del palacio se tiraron medallas a la multitud", "No he visto en América un concurso ni más lúcido ni más numeroso. Las aclamaciones eran un eco continuado de todo el pueblo.", escribieron estos personajes.

Investigación Ítalo Sifuentes Alemán 29/07/2022

Dos testigos de excepción dejaron, por separado, sus testimonios de lo que fue el acto de la proclamación de la independencia del Perú el 28 de julio de 1821, personajes extranjeros que narraron con lujo de detalles este acontecimiento en el que, aparte de permitir reconocer la euforia y el protocolo vivido por los libertarios, destacaron dos condiciones clave del espíritu patriótico: la independencia debía llegar a todos los parajes, y con la mayoritaria participación de los peruanos.

Uno de los testimonios es el del capitán Basilio Hall (1788-1844), escocés con experiencia en la armada británica que se encontraba en el Perú durante esta histórica fecha. En su diario de viajes destacó: “Como medida de primordial importancia, San Martín buscaba implantar el sentimiento de la independencia por algún acto que ligase los habitantes de la capital a su causa. El 28 de julio, por consiguiente, se celebraron ceremonias para proclamar y jurar la independencia del Perú. Las tropas formaron en la Plaza Mayor, en cuyo centro se levantaba un alto tablado, desde donde San Martín, acompañado por el gobernador de la ciudad y algunos de los habitantes principales, desplegó por primera vez la bandera independiente del Perú”.

Hall continuó informando en su relato que: “Del tablado donde estaba de pie San Martín y de los balcones del palacio se tiraron medallas a la multitud, con inscripciones apropiadas. Un lado de estas medallas llevaba: Lima libre juró su independencia, en 28 de julio de 1821, y en el anverso: Baxo la protección del exercito Libertador del Perú, mandado por San Martín…”.

Las mismas ceremonias se celebraron en los puntos principales de la ciudad, o como se decía en la proclama oficial: “en todos aquellos parajes públicos donde en épocas pasadas se anunciaba al pueblo que debía aún soportar sus míseras y pesadas cadenas…”

El otro testimonio fue dejado por el general argentino Tomás Guido, colaborador de San Martín en la campaña libertadora del Perú. Su información aparece en la carta del 6 de agosto de 1821, enviada a su esposa María del Pilar Spano.

Tomás Guido informó así:“Supongo que esta fecha se habrá celebrado en esa con grandes funciones nuestra entrada en Lima. Aquí se ha manifestado el entusiasmo del pueblo con los transportes de una verdadera locura… El 28 del mes anterior se juró en esta capital la Independencia del Perú. No he visto en América un concurso ni más lúcido ni más numeroso. Las aclamaciones eran un eco continuado de todo el pueblo… Yo fui uno de los que pasearon ese día el estandarte del Perú independiente… Jamás podría premio alguno ser más lisonjero para mí, que ver enarbolado el estandarte de la libertad en el centro de la ciudad más importante de esta parte de América”.

No olvides compartir: