viernes, septiembre 24, 2021
InicioHistóricoIndianidad y patriotismo en la rebelión de Huánuco

Indianidad y patriotismo en la rebelión de Huánuco

Teodoro Hampe Martínez* 31/10/2012

Una de las principales rebeliones en el proceso de la Independencia peruana, ocurrida en la región de Huánuco, ha cumplido doscientos años y lamentablemente ha pasado casi inadvertida, confirmando la cortedad de nuestra memoria histórica. El movimiento llegó a constituir una junta de gobierno, liderada por el criollo Juan José Crespo y Castillo, quien después de la derrota fue juzgado y recibió sentencia de muerte. Fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento el 14 de setiembre de 1812, en la plaza mayor de Huánuco, al pie de la catedral, junto a un curaca local y el alcalde de Huamalíes.

Incaísmo y repercusión del movimiento “porteño”

En los Andes tardocoloniales los Borbones organizan la intendencia de Tarma, con lo cual la ciudad de Huánuco queda subordinada a un nuevo núcleo en formación, constituyéndose prácticamente en la bisagra de una amplia red comercial articulada en torno a las minas de plata de Pasco y Yauricocha. El historiador francés Jean Piel ha sintetizado esta compleja realidad señalando que los intercambios transandinos se prolongaban desde el Río de la Plata hasta el Ecuador pasando por Huánuco y la villa minera de Pasco. Junto a las mercancías circulan en este amplio espacio andino las noticias de los sucesos y acontecimientos políticos de Buenos Aires, el Alto Perú, Lima, Quito y el mundo europeo.

A mediados de 1811 los pobladores de Huánuco decían que un misterioso personaje iba anunciando por esos lares la llegada del Inca y que éste era el general rioplatense Juan José Castelli, que venía a instaurar un nuevo orden. Una anciana indígena llamada María Inés Ramos señaló “que había venido un forastero descalzo con llanques y (…) había traído unas cartas en la que se decía que ya estaba próximo un descendiente de los Incas a cortarle el cuello a todos los españoles y devolverle la tierra a los indios”. Es muy probable que estos rumores tuvieran un asidero en las informaciones que llegaban de las campañas militares de Castelli en el Alto Perú, donde sus victorias militares le habían permitido formar un gobierno en Chuquisaca, desde el cual propuso conferir el derecho al voto a los indígenas y librarlos de la servidumbre a la que estaban sometidos por malos funcionarios y religiosos.

El ya citado Piel plantea la tesis de que los levantamientos anticoloniales ocurridos en los Andes del sur y en el Perú central entre 1810 y 1812 se producirán como un eco de la Revolución de Mayo, pero con modalidades que, en muchos aspectos, los presentan como si fueran una prolongación de las rebeliones andinas del siglo XVIII, antifiscales y sin mayores perspectivas de construcción nacional. Más aun, sospecha que durante el proceso judicial se haya construido una versión ideologizada de los hechos ocurridos, en que la insurrección de Huánuco es presentada como una consecuencia directa del accionar de hombres “maléficos” que controlaban Buenos Aires y la zona del Alto Perú. Sostiene, en definitiva, que el movimiento social de 1812 debe ser visto como parte de un largo ciclo de revueltas anticoloniales que emergieron y maduraron en el siglo anterior.

La novedad de la rebelión que enfocamos radica en que sus actores, sus consignas, sus formas de lucha y sus resultados a corto y largo plazo son ampliamente distintos. En este movimiento estuvieron presentes varios grupos, civiles y religiosos, indígenas y criollos, que retomaron las demandas de finales del siglo XVIII y sus pugnas contra el reformismo borbónico, ahora sostenidas por las ideas de la autodeterminación, de la nación y patria criolla, y la prédica del retorno del Inca.

Tanto en Panatahuas como en Huamalíes, la gente comprometida utilizó la simbología del “Ynga Castelli” y la consigna de su llegada inminente como un recurso ideológico para comprometer a los comuneros indígenas, movilizándolos hacia la ciudad de Huánuco para formar milicias con vecinos sin experiencia de guerra ni los pertrechos militares necesarios. La documentación de archivo muestra una diversidad de usos de la imagen y memoria histórica del “Ynga” (Espinoza Claudio).

¿Qué apreciaciones analíticas se pueden sacar de esta omnipresencia incaica en los prolegómenos de la rebelión y en el movimiento mismo? La primera es sostener que la imagen del Inca en la zona de ceja de selva se seguía mostrando como difusa, a tal punto que los nativos del lugar no tuvieron ningún reparo en asumir que el “porteño” Castelli podía ser un Inca. En mayo de 1811 éste había llegado a la legendaria ruina de Tiahuanaco, donde pronunció un mensaje instando a los indígenas a recuperar sus antiguas grandezas. El retorno del Inca y la revolución bonaerense serían, pues, los parámetros de la acción política en Huánuco. No obstante, lo real es que el proyecto de Castelli había transitado ya a un ciclo de aislamiento y retroceso político luego de su derrota en la batalla de Guaqui.

La cuestión de la etnicidad y el patriotismo

La producción historiográfica sobre el movimiento insurgente de Huánuco es muy amplia, y en ella se puede apreciar una serie de corrientes, que difieren en la presentación de los actores, las motivaciones y la significación histórica que tuvo este suceso. La rebelión ocurrida en 1812 denota la respuesta de las poblaciones campesinas ante los abusos de poder del aparato administrativo regional, así como la capacidad política de los indígenas para enfrentarse al quiebre del orden virreinal, mediante el mecanismo de la protesta popular. Las investigaciones en torno a este proceso pueden dar una mejor visión de las formas en las que los sectores subalternos se relacionaron con las elites y el Estado en el desarrollo de la emancipación peruana.

Por su parte, los criollos de Huánuco estaban hartos del monopolio estatal y la falta de oportunidades para los hijos del lugar; veían cómo la economía estaba en manos de un grupo peninsular que había prohibido sembrar tabaco para darle exclusividad al estanco real. Entonces, ¿puede catalogarse como separatista a la rebelión de Huánuco, Panatahuas y Huamalíes, tal cual lo han sostenido algunos estudiosos? De antemano señalamos que la respuesta es no, el separatismo nunca fue una opción de los partícipes en esa revuelta.

Lo cierto es que la rápida debelación del proceso insurreccional de Huánuco nos muestra claramente las contradicciones que existieron en los movimientos rebeldes durante la primera etapa de las luchas por la independencia americana. Al ubicarse en un ambiente marginal, tanto por su condición de ciudad de frontera como por hallarse alejada de los circuitos comerciales tradicionales, Huánuco desarrolló un mercado interno cerrado y, en ciertos aspectos, autosuficiente; lo cual fue aprovechado por las autoridades para poder crear una red de asociaciones que les beneficiaba particularmente, en detrimento de los indígenas, quienes se vieron impedidos de comerciar su producción, y de los criollos, que no pudieron acceder a cargos públicos. La corrupción y los abusos lograron que ambos grupos se unieran, momentáneamente, para expulsar a los españoles residentes en la ciudad y establecer un gobierno propio.

¿Cómo explicar la lógica del movimiento? Se trata de una experiencia política y militar inédita en la que se practica una alianza y movilización temporal de poblaciones multiétnicas rurales y comuneros indígenas, además de religiosos, mestizos y criollos, en donde tuvieron una participación activa las autoridades de los cabildos de indios.

La tesis manejada por Torres Arancivia (2012) es que la rebelión de Huánuco fue una expresión de lo que la historiografía ha denominado “economía moral”. Más que buscar la ruptura con el sistema, los actores sociales que se rebelaron en la coyuntura de 1812 lo hicieron con el propósito de reactivar el pacto de antigua data que los unía con la monarquía. Hasta los personajes más comprometidos, como Juan José Crespo y Castillo y sus adláteres de la junta gubernativa, proclamaron que su accionar no había atacado las columnas fundamentales de Dios, el rey y patria.

En tal sentido, la noción de “patria” no tiene la connotación que algunos sectores han querido dar al término asociándolo a un afán de libertad, de diferenciación con respecto a España, de separatismo, de idea del Perú como nación. Nada más alejado de la realidad. La patria se identifica con el patrimonio del rey y es la tierra de muchas generaciones de fieles súbditos que han tenido la enorme ventaja ―así se entendía― de haber nacido en un reino cristiano bajo el gobierno de un príncipe recto.

Al estudiar el movimiento insurreccional de Huánuco encontramos que, antes que buscar un Inca, la población protestaba por el acatamiento a las leyes y por el respeto a la posición que ellos tenían dentro de la vertebración social del Antiguo Régimen español. Indígenas y criollos buscaban el fin del “mal gobierno” y el cumplimiento del pacto colonial entre el rey y ellos. Un plan político más complejo no podía darse por varias razones: la brevedad de la rebelión, su poco tiempo de preparación, la ausencia de líderes con arraigo y la lógica provinciana de la acción.

* Teodoro Hampe Martínez. Doctor en Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor ordinario en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Miembro del Instituto Panamericano de Geografía e Historia y del Instituto Latinoamericano de Historia del Derecho. Autor y compilador de una veintena de libros y más de un centenar de artículos, publicados en revistas especializadas de América y Europa. Entre sus títulos más recientes figuran: “Historiografía andina” (2010), “Escritura, imaginación política y la Compañía de Jesús en América Latina” (2011) y “Luis Bedoya Reyes: gradualidad en el cambio” (2012).

RELATED ARTICLES

28 Comentarios

  1. Смотреть фильмы подряд в хорошем качестве Маленькая мама скачать в качестве новинки фильмов 2021 года которые уже вышли. Смотреть фильмы онлайн в хорошем новинки. Лучшие новые русские фильмы. Смотреть фильмы онлайн новинки вышедшие. Фильм 2021 года онлайн бесплатно в хорошем. Смотреть фильмы бесплатно онлайн хорошем качестве новинки. Смотреть новые фильмы в хорошем качестве. Новинки лета фильмы. Смотреть русские фильмы 2021 года новинки. Смотреть хорошие фильмы без регистрации новинки. Смотреть новейший русский фильм 2021 года.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular