sábado, julio 31, 2021
InicioSin categoríaImpacto de la Revolución Francesa en el Perú: virrey expulsó a peluqueros,...

Impacto de la Revolución Francesa en el Perú: virrey expulsó a peluqueros, dentistas, panaderos y cocineros nacidos en ese país

La Revolución Francesa, que estalló en 1789, tuvo fuerte impacto en el Perú, donde 5 años después propició la cacería de quienes habían nacido en el país vecino de España o fueran seguidores de las ideas antimonárquicas. En la nómina de rechazados por las autoridades del virreinato figuran padres de familia y solteros que ejercían distintos oficios y profesiones

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 25/05/2020

Obra de Eugene Delacroix. 

El 2 de marzo de 1794 el rey Carlos IV, por Real Orden, dio instrucciones al virrey del Perú, Francisco Gil de Taboada, para que identifique y expulse a los franceses y toda persona que difundiera las ideas libertarias impulsadas desde 1789 por la Revolución Francesa, las cuales desestabilizaban el poder de la monarquía española en sus colonias, así como la tenencia de sus propiedades y las de sus súbditos y servidores.

El virrey Gil de Taboada 6 meses después le respondió a su rey, exactamente el 23 de setiembre, detallándole en un documento que la Real Audiencia de Lima había iniciado un expediente de investigación y sanción y que desde entonces y en adelante le enviaría informes con las acciones emprendidas para evitar que “los franceses radicados en el Virreinato difundieran las ideas de la revolución en aquel país”.

En esa fecha, en su primer informe, Gil de Taboada reportó que “con motivo de habérseme asegurado que los franceses don Juan Trimalle, de oficio relojero, y don Manuel Porré, de ejercicio dentista, habían hablado con libertad en el asunto, aunque no se les justificó, me pareció oportuno mandarles que sin demora regresen a Europa manifestando a este Gobierno el buque en que pretendiesen embarcar. Así lo han verificado por la vía de Chile y Buenos Aires para que cuide cada uno en su territorio de que estos dos individuos sigan sin detenerse hasta Cádiz”.

De este modo, el relojero Juan Trimalle y el dentista Manuel Porré fueron los primeros franceses expulsados del Perú en 1794; ambos aparecían, respectivamente, con los nombres de Maestro Jazmín y Manuel Porres en la nómina del expediente que los fiscales del Crimen de la Audiencia de Lima habían elaborado utilizando el informe que el 2 de junio de 1794 les presentó José Fernández de Colunga, un español nacido en León y habitante en Lima en aquel año.  

El español José Fernández de Colunga, bajo juramento ante los fiscales, en esa fecha entregó la siguiente lista, revelando las siguientes identidades:

“Lista de los sujetos conocidos por franceses, según lo que he podido adquirir de orden de don Tomás González Calderón, del Consejo de Su Majestad, su Oidor de esta Real Audiencia y comisionado a este fin por el excelentísimo virrey de estos reinos, a saber:

1) Don Juan Alejo Pote, soltero, peluquero, pozuelo de Santo Domingo.

2) Maestro Julián y su compañero, solteros, peluquero. Pozuelo, dicho, casa de Pozo.

3)  Pedro Tilly y su compañero o ayudante, soltero o peluquero, calle de Santo Domingo, en estos días traspasaron la tienda y dicen se fueron a un mineral.

4) Antonio Peso, soltero, Café de las Animas.

5) Juan N, soltero, en dicho café.

6) Maestro Picé, soltero, mercachifle.

7) Francisco Bedoya, soltero; Café de Serio, en Bodegones.

8) Pedro Miralles, soltero, vive con el doctor Bourdanave.

9) Felipe Boust, cirujano con almacén, casado en España.

10) Maestro Porré, dentista, soltero, Portal de Escribanos.

11) Maestro Jazmín, relojero, casado con vizcaína, se halla en viaje. 

12) Carlos Fornier, cocinero, tuvo la Mistelería del Arzobispo.

13) Luis N., panadero, abajo el Puente, casado con Francisca Bustamante.

14) Maestro Blanc, panadero en Malambo, casado con francesa.

15) José Yuglar, panadero, casado. Vive al costado de San Marcelo.

16) José Roberti, fue cafetero, hoy minero, vive en la calle de Santa Rosa.

17) Maestro Cleman, hojalatero, calle de Plateros.

18) Juan de Prado, fue almacenero y después minero. Viudo, con tres hijos de ambos sexos ya crecidos, vive en el callejón de San Francisco.

19) José León, casado, platero, Vive en la calle de Mercaderes.

20) Juan Vives, yerno del anterior. Vive con su suegro.

21) Pedro Compare, casado.

22) El sillero de sillas de Enea, calle de Jesús María, esquina accesoria de José Villegas.

23) Miguel Salavarria, empleado en guarda, casado con natural.

A renglón seguido, José Fernández de Colunga manifestó: “Así mismo, tengo por franceses vascos, sin embargo decirse españoles, a los siguientes:

24) Esteban de Urrutia, viudo, que habiendo quedado con dos hijas hace años la llevaron a Francia, en donde quedaron, comerciante, vive en la calle de los Judíos

25) Un sobrino del mismo Urrutia, soltero, vive con su tío.

26) Juan de Alasta, viudo, vecino que fue de Huancavelica y en esta ciudad, diputado del gremio de Minería.

27) Antonio Aranda, soltero, minero, graduado de teniente coronel.

Estos son los sujetos de que he podido adquirir noticias ciertas, pues no a todos conozco, pero he solicitado por el modo más sigiloso ilustrarme de sus estados, ejercicios y casas y los que van sin algunos de estos requisitos ha sido por no dar malicia alguna a los de quien me he notificado, lo que he practicado en esta conformidad por el mayor sigilo y con el mismo, si en adelante tuviese noticia de otros, la pasaré a vuestra excelencia. Lima, 2 de junio de 1794. José Fernández de Colunga”.

El expediente enviado desde Lima, la capital del mayor virreinato español en esta parte de América, al rey Carlos IV, también fue rubricado por Fernando María Garrido, Oficial Mayor de la Secretaría del virreinato del Perú.

En dicho primer informe al rey Carlos IV, el virrey Gil de Taboada el 23 de setiembre de 1794, manifestó:

“Desde que empezaron las revoluciones que hoy agitan y destruyen la Francia, ha sido uno de mis principales cuidados vigilar que en este virreinato, que la piedad del rey se dignó encomendarme se mantenga en la debida tranquilidad sin que trasciendan a él las perniciosa máximas que han procurado difundir por todas partes varios individuos de aquella nación. Como aquí existen avencidados algunos de ella, y empezasen a divulgarse ciertas especies con motivo de la guerra que está declarada, aunque ninguna comprobada, me fue preciso iniciar expediente con una representación hecha por los fiscales de su Majestad en que me expusieron el tenor de las leyes que tratan sobre extranjeros en estos dominios para que se estuviese cerca de ellos”.

El rey Carlos IV murió en 1819, dos antes de que España empezara a perder el virreinato del Perú, territorio que proclamó su independencia de dicho imperio europeo el 28 de julio de 1821. En 1808 había dejado de ser el monarca, siendo reemplazado ese año por su hijo, Fernando VII.

La historia de España y Francia, de Napoléon Bonaparte y su hermano José Bonaparte (José I Bonaparte, rey de España), esa es otra historia.

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular