sábado, julio 31, 2021
InicioCiencia y Tecnología"Es posible que la gripe común proteja al COVID-19", advierte en Alemania...

“Es posible que la gripe común proteja al COVID-19”, advierte en Alemania el investigador de los coronavirus

Christian Drosten fue uno de los primeros médicos y científicos en Alemania en investigar en el 2003 la enfermedad del SARS que a ese país llegó dicho año con el primer coronavirus

Ahora, en el 2020, el experto reaparece para referirse a lo que se debe esperar del nuevo coronavirus que ocasiona el COVID-19. Dirige el Instituto de Virología en el Hospital Charité de Berlín

Presentamos su trayectoria y las informaciones que dio este domingo al diario británico “The Guardian”

Por ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 26/04/2020

En Alemania el primer coronavirus de su historia aterrizó el 15 de marzo de 2003 procedente de Hong Kong. Arribó transportado por un médico y su esposa que el 21 de febrero habían llegado a ese territorio luego de evaluar en China pacientes de ese país que estaban siendo víctimas de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS), una nueva enfermedad mortal a la que, retrospectivamente, se le denominó SRAS CoV.

De este modo, la enfermedad que había nacido en noviembre de 2002 en la provincia china de Guangdong, llegó casi cuatro meses después, previa escala en Hong Kong, a Alemania vía el aeropuerto de Frankfurt, ciudad en cuyo laboratorio el 22 de marzo fue analizada una muestra de la saliva de dicho médico y su resultado enviado al Instituto Bernhard Nocht de Medicina Tropical de Hamburgo (Alemania).

En ese instituto, el médico y científico Christian Drosten, junto a un equipo de especialistas, determinaron el 25 de marzo que se trataba de un nuevo coronavirus, y fueron los primeros en desarrollar una prueba rápida y confiable para el diagnóstico del SRAS.

Ese 21 de febrero la OMS había enviado una alerta informando de la salida de China de dicho médico y su esposa. En ese reporte, el organismo señaló: “un médico que había tratado a pacientes en la ciudad de Guangzhou y padecía síntomas respiratorios, pasó una sola noche en un hotel de Hong Kong. Mediante presuntos contactos, transmitió el SRAS a otros 16 huéspedes y visitantes en el mismo piso de ese hotel”.

Ese médico y su esposa fue el que llegó a Alemania, donde actualmente el doctor Drosten, el mismo del primer coronavirus, 17 años después es el que está a cargo, junto a otros científicos y autoridades, de controlar en su país al SARS CoV 2, el cual produce la enfermedad COVID-19 y que viene matando a más de 200 mil personas en el mundo e infectado a casi tres millones en casi todo el planeta.

Reaparición en público

El doctor Drosten es el director del Instituto de Virología en el Hospital Charité de Berlín, y el domingo 26 de abril en entrevista con el diario inglés “The Guardian” señaló que está preocupado porque “el número de reproducción comience a subir nuevamente, y tendremos una segunda ola” en Alemania si no se mantienen las medidas de prevención.

Como uno de los primeros médicos y científicos especializados en las familias del primer y nuevo coronavirus, es una de las voces autorizadas que cuenta con información clave para buscar someter a la enfermedad del COVID-19 y esta no siga diezmando ni a los alemanes ni a los nacionales de unos 200 países contagiados.

En dicha entrevista con la periodista Laura Spinney de “The Guardian”, el médico y científico comparte su experiencia referida al SARS CoV 2 (COVID-19), y lo que se debe esperar en los próximos meses

  1. “El número de reproducción es solo un promedio, una indicación. No le informa acerca de los focos de alta prevalencia, como los hogares de ancianos, donde tomará más tiempo erradicar la enfermedad y desde donde podríamos ver un rápido resurgimiento incluso si se extendiera el cierre”.
  2. “Los rastreadores de contactos humanos que trabajan con pacientes para identificar a los que han estado expuestos están en una carrera contra el tiempo. Necesitan ayuda para atrapar a todos los potencialmente expuestos lo más rápido posible, y eso requerirá un rastreo electrónico de contactos”.
  3. “Para lograr la inmunidad del rebaño, necesitamos del 60 al 70% de la población para transportar anticuerpos contra el virus. Los resultados de las pruebas de anticuerpos sugieren que en Europa y los EE. UU., en general, estamos en un solo dígito bajo, pero las pruebas no son confiables, todas tienen problemas con falsos positivos”
  4. “La inmunidad colectiva tampoco es la historia completa. Supone una mezcla completa de la población, pero hay razones, en parte que ver con las redes sociales que forman las personas, por las cuales toda la población puede no estar disponible para la infección en un momento dado. Las redes cambian y las personas nuevas están expuestas al virus. Tales efectos pueden conducir oleadas de infección. Otro factor que podría afectar la inmunidad del rebaño es si otros coronavirus, los que causan el resfriado común, por ejemplo, ofrecen protección a este. No lo sabemos, pero es posible”.
  5. Respecto a si todos los países deberían poner a prueba a todos sus habitantes, respondió: No estoy seguro. Incluso en Alemania, con nuestra enorme capacidad de prueba, y la mayoría dirigida a personas que informan síntomas, no hemos tenido una tasa de positividad superior al 8%. Por lo tanto, creo que las pruebas dirigidas podrían ser mejores para las personas que son realmente vulnerables, por ejemplo, el personal de hospitales y residencias. Esto no está completamente implementado incluso en Alemania, aunque nos estamos moviendo hacia eso. El otro objetivo deben ser los pacientes en la primera semana de síntomas, especialmente los pacientes de edad avanzada que tienden a llegar al hospital demasiado tarde en este momento, cuando sus labios ya están azules y necesitan intubación. Y necesitamos algún tipo de sistema de vigilancia centinela, para tomar muestras de la población regularmente y seguir el desarrollo del número de reproducción.
  6. Respecto a qué se sabe sobre la estacionalidad del virus, el doctor respondió: “No mucho. El grupo de modelos de Harvard dirigido por Marc Lipsitch ha sugerido que la transmisión podría disminuir durante el verano, pero que será un efecto pequeño. No tengo mejores datos”.
  7. A la pregunta de si se puede decir con certeza que la pandemia comenzó en China, el médico respondió: “Creo que sí. Por otro lado, no asumo que comenzó en el mercado de alimentos en Wuhan. Es más probable que haya comenzado donde se crió el animal, el huésped intermedio”.
RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular