martes, octubre 19, 2021
InicioSin categoríaAlan García y la sorprendente confesión sobre su extinto padre en el...

Alan García y la sorprendente confesión sobre su extinto padre en el último Mensaje a la Nación que en el Congreso dio al final de su segundo gobierno

Alan García en su último mensaje presidencial el 28 de julio de 2010. Fuente: Congreso de la República.

Investigación: Ítalo Sifuentes Alemán

Estos son los minutos finales del último mensaje que dio el presidente Alan García Pérez, ante el Congreso Nacional, el 28 de Julio de 2010 en las instalaciones de este poder del Estado como parte del protocolo de concurrir al Parlamento para dar el tradicional Mensaje a la Nación Peruana desde el Primer Poder del Estado.

Saliéndose del protocolo, en su discurso al país, García Pérez pidió entrar en confidencia y recordar pasajes de la vida de su padre. Señaló que su progenitor murió en su ausencia, y que este estuvo preso y desterrado y viviendo clandestinamente. Fueron confesiones que nunca había realizado en cadena nacional. Recuerdos que tenía en la cabeza.

Una revisión de este discurso que consta en los archivos del Congreso de la República, junto a otros 4 mensajes que dio durante su segundo gobierno (2006-2010), permite encontrar cómo Alan García admite la preocupación que causó en su padre el fin de su primer gobierno (1985-1990), y cómo invocó que este estuviera a su lado.

Confesiones que hoy recobran vigencia, tras su suicidio en su domicilio, dejando huérfanos a sus 6 hijos, y hasta ahora sin aparecer alguna carta de despedida. Las presentamos aquí por su interés público y como material para sus biógrafos y militantes de su partido. Igualmente, para los analistas políticos y, tal vez, para los psicólogos.

Leamos textualmente sus últimas palabras oficiales como presidente de la República del Perú. Cada quien saque sus conclusiones.

“Finalmente, señor Presidente, al terminar este quinto y último mensaje,reitero mi agradecimiento a Dios todopoderoso y al pueblo peruano. Creo que vamos por un excelente camino y que, quien me suceda, cualquiera sea, encontrará bases muy sólidas para continuar edificando un país más justo, más desarrollado y que tenga el rol conductor en la América del Sur. Y permítanme, señores, en la confidencia de este último mensaje, recordar a mi padre, Carlos García Ronceros, muerto hace ya 16 años en mi ausencia, él fue combatiente de la democracia, estuvo 8 años preso, 4 años desterrado y 4 años clandestino al lado de Haya de la Torre. El vio con preocupación el fin de mi primer gobierno y sufrió amargamente por las acusaciones deshonrosas que entonces se me hicieron. En este momento invoco su presencia a mi lado y al lado de mi madre, Nytha Pérez, para que compruebe que el Perú avanza y para que compruebe su espíritu que las viejas ilusiones de los luchadores para dar al pueblo una vida con mayor bienestar y justicia se van cumpliendo poco a poco por el camino correcto del pan y la libertad como a él y como a mí nos lo enseñó Haya de la Torre.

Al pueblo peruano y a la juventud levantemos pues, nuestro optimismo y que el pabellón bicolor en esta fiesta nacional se eleve sobre nuestros Andes, ondee en nuestros mares, de sus colores blanco y rojo al verde nuestra Amazonía y que en todos los corazones resuene como un clamor, y como en Ayacucho:

¡Armas a discreción!   ¡Paso de vencedores!   ¡Viva el Perú!”

Lima, 28 de Julio de 2010

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular