martes, septiembre 21, 2021
InicioHistóricoLa historia que no conoces1980: Esperanza de vida de peruanos era 57 años y el 25%...

1980: Esperanza de vida de peruanos era 57 años y el 25% no estaba protegido. Se declara sector salud en emergencia

El deterioro de la salud de los peruanos entre 1968 y 1980, doce años de los que se suele recordar el fracaso de la reforma agraria y no el fracaso en la gestión de la salud pública de la dictadura, todo ello en un documento de la Presidencia de la República del Perú luego del primer diagnóstico de la salud pública en democracia. Aquí te damos la información

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 3/04/2020

Foto: Andina.

Con la espeluznante conclusión: “El Gobierno Constitucional encontró la salud pública en una situación de grave crisis, incompatible con la dignidad humana”, en 1980 la administración del presidente Fernando Belaúnde Terry procedió, luego de un profundo diagnóstico, a “declarar al sector salud en emergencia, y a reorganizar el ministerio y el sistema de salud”.

A partir de ese año, quedaba atrás la más de una década de los gobiernos militares de Juan Velasco Alvarado y Francisco Morales Bermúdez, pero no así las graves consecuencias de sus respectivas gestiones en cuanto al deterioro de la salud de los peruanos entre 1968 y 1980, doce años de los que se suele recordar el fracaso de la reforma agraria y no el fracaso en la gestión de la salud pública de la dictadura.

Belaúnde Terry, presidente del primer gobierno democrático inmediatamente después de esos doce años de gobierno militar, dispuso en 1980 que su gobierno realice dicho diagnóstico de la realidad de la salud pública y cuyo resultado en adelante buscó revertir hasta que, en 1985, culminó su régimen.

Las realidades y cifras que arrojó dicho diagnóstico de 1980 se publicaron por la Presidencia de la República del Perú en un documento en 1981, información que aquí damos a conocer para la memoria nacional.

A nivel del Estado peruano, ese año 1980 fue declarado “El Año del Bicentenario de la Rebelión Emancipadora de Túpac Amaru II y Micaela Bastidas”.

El panorama del país

El informe luego de dicho diagnóstico de la salud pública realizado las primeras semanas del gobierno democrático, brindó el siguiente panorama en 1980:

La mortalidad general mostró una tasa de 10.3 por mil, superior al promedio de América Latina (8.0 por mil).

La mortalidad infantil de niños menores de un año llegó al 95 mil (86 mil en el continente) y en ciertas regiones al 156 por mil.

La tasa de mortalidad materna, 30 por mil, es también más alta que la de América Latina (13.5 por mil).

La expectativa de vida al nacer llegó a 57 años, inferior a la tasa latinoamericana de 62.5 años.

La tasa de crecimiento poblacional (2.8%) se cuenta entre las mayores del mundo, debido a la disponibilidad casi nula de medios para el ejercicio de la paternidad responsable.

El 47% de las muertes se producen en menores de cinco años y el 33% en menores de un año. En su gran mayoría, esas pérdidas de vidas se deben a causas controlables a bajo costo, como son las enfermedades infecciosas, parasitarias y bronconeumopáticas.

En los últimos años han recrudecido el paludismo y la verruga, enfermedades endémicas prácticamente erradicadas en décadas anteriores.

En 1960 se registraron 2,719 casos de malaria y en 1978 estos llegaron a 20,376. En cuanto al saneamiento ambiental, la situación es igualmente preocupante.

El informe de la salud nacional en ese primer año del gobierno democrático, refirió que:

“La crisis de salud tiene que ver con una cobertura limitada y deficiente de los servicios. Solamente el 25% de la población se halla protegida de manera relativamente adecuada. La mitad cuenta apenas con servicios mínimos, defectuosos y de pobre calidad, especialmente para las madres y niños. El 25% restante no recibe ningún tipo de servicios. La cobertura de la atención materno-infantil alcanza a menos del 30% de este sector de la población”.

Y se continúa afirmando en dicho informe:

El diagnóstico realizado por la administración del sector muestra que el sistema de prestaciones de servicios de salud contó en 1980, según la tasa por cada 10 mil habitantes, con 6,98 médicos, 5,76 enfermeras, 2.07 odontólogos, 1,26 obstetrices, 1,93 químicos farmacéuticos, 0,18 ingenieros sanitarios.

Lo último de la data: “1.98 camas de hospital por cada diez mil habitantes”, lo cual junto a todas las cifras arriba citadas permite concluir que, efectivamente, en 1980 en el país se “encontró la salud pública en una situación de grave crisis, incompatible con la dignidad humana”.

RELATED ARTICLES

16 Comentarios

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular