lunes, octubre 18, 2021
InicioPrensaEl Perú a tres años del bicentenario

El Perú a tres años del bicentenario

Festejamos hoy la fiesta de la patria a escasos 3 años del bicentenario de la declaración de nuestra independencia, el hecho más importante de la república en su calidad de origen, hito fundacional y continuidad histórica, al mismo tiempo. Vale siempre la pena precisar el múltiple significado del 28 de julio para no perdernos en el tráfago de los problemas cotidianos públicos o en algún pesimismo que resulta pequeño frente a la existencia extraordinaria de un país que fue en sí mismo una civilización portentosa, y que está convocado al concierto del futuro.

En el balance de los primeros cien años de la república, la historia hacía énfasis en el Perú como una promesa incumplida y como una nación que varias veces había perdido el rumbo entre el militarismo, la corrupción, la fragmentación y el dominio de la clases excluyentes y exclusivas.

En las últimas décadas se hace más difícil reconocer el Perú en la severidad de un proyecto inconcluso. Nuestra patria ha avanzado sustantivamente en áreas que permiten definirla como un sujeto social en movimiento a pesar de los desafíos y retrocesos. Es que, en las últimas décadas, el eje de nuestra historia han sido las colectividades, las multitudes y los movimientos sociales que han transformado el rostro de una sociedad dolorosa en una nación emprendedora, adherente de derechos, impulsora de la igualdad, la descentralización y el bienestar. Nunca como ahora es vigente el concepto de la “cholificación” del país acuñado por el entrañable Aníbal Quijano, recientemente fallecido.

El Perú también adoleció en la última etapa de violencia, terrorismo y violaciones de derechos humanos; sufrió un período autoritario y corrupto que coactó la democracia y envileció a las FFAA; atravesó una grave crisis económica que sumió al 56% de los peruanos en la pobreza; y experimentó un ciclo democrático en el que escasearon los cambios y anidó la corrupción. A pesar de ello, el país has salido adelante, ha reducido la pobreza, rebajado importantes indicadores sociales, iniciado la descentralización y reconocido derechos que, siendo un proceso incompleto, pugna por acercarse a los estándares universales.

Contando con los agudos problemas y los urgentes desafíos anotados en los últimos años -corrupción, seguridad, diversificación productiva, reforma política y derechos de la mujer- el país se encuentra en mejores condiciones que en el pasado para construir un futuro con democracia, igualdad, bienestar e integridad.

No es cierto entonces que asistamos a un retroceso histórico que nos obligue a empezar de cero y a refundar el país. En estas horas en que las redes corruptas han sido descubiertas infraganti gracias a la valentía de los magistrados y policías y a la prensa libre, y en que el país espera que la justicia juzgue con severidad a ex presidentes y a políticos acusados de corrupción, habría que refundar el optimismo y la confianza en que, una vez más, el Perú es más fuerte y más grande que sus problemas.

¡Viva el Perú!

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular