México celebró su Bicentenario

Fuente: AFP

México inició las celebraciones del bicentenario de su independencia este miércoles con una serie de eventos a lo largo y ancho del país y un espectáculo «sin precedentes» en la principal plaza de la capital.

La tradicional ceremonia del «grito», en la que el presidente de la república lidera una serie de «vivas» a los héroes de la independencia y a la nación mexicana, tuvo lugar -como de costumbre- en el Zócalo, en Ciudad de México, poco antes de las 23:00 hora local (05:00 GMT del jueves).

Miles de mexicanos se congregan en la gigantesca plaza para una serie de eventos organizados para celebrar la grandeza y la diversidad de México.

El costo de las celebraciones ascendieron a US$45 millones solamente en la capital.

Pero el «grito» se repetió en cientos de plazas y delegaciones de todo el país.

Y la factura final de la conmemoración del Bicentenario –en un año en el que además se celebran 100 años de la Revolución Mexicana- ascenderá a un total de US$230 millones, lo que no ha dejado de ser objeto de polémica.

Pólvora y mariachis


La primera de las actividades convocadas en el Zócalo fue la ceremonia ritual del Fuego Nuevo, encabezada por 13 chamanes.

Y durante la jornada los asistentes también fueron testigos de espectáculos alegóricos, música de mariachis e incluso sumarse a una elaborada coreografía que les permitió ser algo más que simples espectadores de la fiesta.

El Zócalo también fue el destino de un monumental desfile -según los organizadores «el desfile cultural y artístico más grande de la historia» de México-, que partió de la calle Dublín a las 18:00 hora local (00:00 GMT del jueves) y recorrió la avenida Reforma.

Esta vía también fue el escenario de varios conciertos. A lo largo de ella se colocaron 45 pantallas gigantes que transmiteron el acto principal, que además del famoso «grito» incluye un espectáculo de fuegos artificiales que indicaron, a su vez, el inicio de una fiesta popular que se prolongará hasta la madrugada del 16 de septiembre.

El grito de Dolores

La ceremonia del «grito» honra el llamado a levantarse en contra la autoridad del virreinato de Nueva España, hecho por el sacerdote Miguel Hidalgo el 15 de septiembre de 1810, en el pueblo de Dolores, Guanajuato.

La letra del grito varía de año en año, pero siempre incluye vítores a México y a «los héroes que nos dieron Patria». Esta es la versión del presidente Calderón en 2009:

¡Viva Hidalgo! ¡Viva Morelos! ¡Viva Allende! ¡Vivan Aldama y Matamoros! ¡Viva la Independencia Nacional! ¡Viva el Bicentenario de la Independencia! ¡Viva el Centenario de la Revolución! ¡Viva México, viva México, viva México!

¿Y después de los festejos?

Ésa es la pregunta en el centro de mucho de los debates que se han generado en el país desde que se anunció el programa de actividades.

Muchos esperan que la majestuosa celebración tenga un impacto positivo sobre el ánimo del país y con ello sobre su economía y su capacidad para hacer frente a los numerosos problemas que lo agobian.

Otros han criticado el gasto excesivo y acusan a las autoridades de haber desperdiciado una oportunidad de oro para generar mayor reflexión y debate.

En cualquier caso, como dicen en México, lo bailado nadie se los va a quitar.

Vea aquí imágenes de las celebraciones 

 

- Anuncio -