Conozca cómo fueron los Bicentenarios en Sudamérica

Aquí las experiencias de los países que ya celebraron sus 200 años de libertad ganada a sangre y fuego al entonces poderoso imperio español asentado por siglos en América. Estas naciones son Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Uruguay y Venezuela, las cuales realizaron sus festejos oficiales en distintas fechas entre el 2009 y el 2011. Algunas eligieron como fecha recordatoria su primer grito libertario y otras su declaración oficial de emancipación.

El gobierno de turno de cada país conformó por ley una comisión nacional de conmemoración a través de la cual manejaron fondos económicos para contratar personal y empresas dedicadas a organizar eventos cívicos, históricos, académicos y culturales de diversa índole. Fueron celebraciones que se dieron en medio de una grave crisis económica mundial en la que lo fastuoso fue mal visto por los más desfavorecidos. Populismo y trivialización fueron las banderas de muchos políticos a los que les tocó protagonizar las celebraciones. En esa fue la impresión de los ciudadanos que reportaron los medios de comunicación de cada país.

En el caso de Argentina la gestión de Cristina Fernández fue cuestionada por la oposición en tanto el secretario general de la Presidencia, Óscar Parrilli, manejó a discreción y con poca transparencia los 260 millones de dólares que se estima fueron presupuestados para el bicentenario. Las dudas fueron mayores tras la emisión de un decreto que modificó el régimen de contrataciones y compras del Estado que redujo los controles y facilitó los gastos para los actos conmemorativos del 25 de mayo del 2010 en que se celebró su bicentenario.

Bolivia participó de la ola celebratoria en la región con el presidente Evo Morales a la cabeza. Lo hizo el 25 de mayo del 2009, fecha en que conmemoró el bicentenario de la revolución de Chuquisaca con la que se dio inicio al proceso de su independencia. El evento pasó casi desapercibido, incluso no se contó con institución oficial a cargo de la conmemoración. No obstante, en el país altiplánico se tiene decidido celebrar otra vez: el 6 de agosto del 2025, fecha para la que Morales ha planteado una serie de metas como la erradicación de la extrema pobreza y la universalización de servicios como agua potable, alcantarillado, electricidad, telecomunicaciones, gas domiciliario y servicio postal. Metas para las que ha propuesto incrementar cada año entre 10% y 20% el presupuesto nacional.

Por su parte, Colombia gastó 230 millones de dólares, 45 de los cuales solo en los preparativos y celebraciones del día central, el 20 de julio del 2010, y el resto en actividades históricas y culturales en diversas parte del país. En el caso de esta nación, sucedió que la fecha coincidió con el cambio de mando presidencial, por lo que en el desfile cívico militar participó el saliente Álvaro Uribe y el electo Juan Manuel Santos, quien el 7 de agosto de ese año asumía el gobierno. Ambas autoridades estuvieron presentes con sus gabinetes.

En el caso del Perú, podría darse una figura parecida en tanto el 28 de julio del 2021 en que se celebrará el bicentenario patrio estará asumiendo la presidencia quien a partir de esa fecha gobernará el país por los siguientes cinco años, y estará dejando la Casa de Pizarro la persona cuyo mandato culmine ese año, es decir el presidente Martín Vizcarra Cornejo, cuyo gobierno deberá dejar organizadas y presupuestadas las actividades previstas para la conmemoración.

Respecto a Chile, la oposición cuestionó al presidente  Sebastián Piñera por destinar solo en la elaboración de 14 banderas gigantes de ese país unos diez millones de dólares, lo que llevó a las clases pobres chilenas a solicitar que ese dinero mejor se hubiera invertido en salud y educación. Frente a una de esas llamadas “Banderas del Bicentenario”, Piñera conmemoró en Santiago el bicentenario el 18 de setiembre del 2010 junto a los gobernantes de la Concertación Democrática que lo precedieron.

En Ecuador, que celebró su bicentenario el 10 de agosto del 2009, el gobierno del reelecto presidente Rafael Correa se gastará unos 100 millones de dólares solo en la construcción del Parque Bicentenario, el cual aún se encuentra en obras. La efemérides pasó inadvertida y solo se celebró con una parada cívico militar como las que se realizan todos los años por las fiestas patrias.

Celebrado el bicentenario el 15 y 16 de setiembre del 2010, fue considerado un derroche en México la aprobación del gobierno de Felipe Calderón de diversas partidas que juntas sumaron un aproximado de 600 millones de dólares, monto destinado a saneamiento de terrenos, creación de parques, monumentos, remodelaciones y exposiciones como la de “Guanajuato Bicentenario” concebida para 12 millones de visitantes pero a la que solo asistieron 4 millones de mexicanos. Animados por el espíritu festivo, los funcionarios no supieron invertir bien los fondos públicos.

Similar situación se presentó en Paraguay, donde las críticas al gobierno del entonces presidente Fernando Lugo no cesaron por lo pobre que resultó la propuesta de crear una mascota que representara a la festividad del Bicentenario y a la que llamaron “Trompo arasa”, el cual como refiere su nombre se trata del clásico juguete llamado trompo pero que por el ingenio de unos creativos funcionarios al girarlo mostraba distintas facetas de la historia de este país orgulloso de su origen guaraní y contrario a toda reminiscencia de la invasión española. Las celebraciones fueron el 14 y 15 de mayo del 2011.

El caso de Uruguay es distinto, pues el gobierno del presidente José Mujica celebra el Bicentenario del Proceso de Emancipación, el cual empezó el 2010 y se extenderá hasta el 2015. La primera fecha central fue el 28 de febrero del 2011, día en que se festejaron los 200 años del primer grito libertario, y la segunda el 25 de agosto del 2015, fecha en que declararon su independencia. Como símbolo de modernidad, los inversionistas locales construirán el edificio más alto del departamento de Salto, valorizado en 12 millones de dólares. Se trata de la Torre del Bicentenario, proyectado a tener 46 metros de altura.

Finalmente, Venezuela, país que celebró su bicentenario el 19 de abril del 2010, día en que empezó su revolución, y el 5 de julio del 2011 en que conmemoró los 200 años de la firma del Acta de la Declaración de Independencia, todo ello durante el gobierno del extinto mandatario Hugo Chávez, quien creó el Fondo Bicentenario para financiar los proyectos industriales venezolanos. Se trataron de créditos a unas 600 empresas de emprendedores por un total de 1,447 millones de dólares. La oposición criticó esta política por considerarla un subsidio más que un estímulo al empresariado.

ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN / PERIODISTA

- Anuncio -