NASA informa que en la Luna crece verdura africana parecida a la col, brócoli y coliflor

Según informa la NASA, para cultivar la planta arabidopsis, un equipo científico usó muestras recolectadas en las misiones Apolo 11, 12 y 17, con solo un gramo de regolito asignado para cada planta. El equipo agregó agua y luego semillas a las muestras. Luego colocan las bandejas en cajas de terrario en una sala limpia. Se añadió una solución nutritiva diariamente.

Planta se llama arabidopsis thaliana, y también es oriunda Eurasia

13/05/2022

Muestras del material de la superficie lunar, conocido como regolito, fueron traídos a la Tierra por los astronautas del Apolo. Fue en los primeros días de la era espacial. Cincuenta años después, tres de las muestras se han utilizado para cultivar plantas con éxito. Por primera vez en la historia, los investigadores han cultivado la resistente y bien estudiada planta arabidopsis thaliana en el regolito lunar pobre en nutrientes.

Según informa la NASA, para cultivar la planta arabidopsis, un equipo científico usó muestras recolectadas en las misiones Apolo 11, 12 y 17, con solo un gramo de regolito asignado para cada planta. El equipo agregó agua y luego semillas a las muestras. Luego colocaron las bandejas en cajas de terrario en una sala limpia. Se añadió una solución nutritiva diariamente.

La planta arabidopsis thaliana es originaria de Eurasia y África y es pariente de las hojas de mostaza y otras verduras crucíferas como el brócoli, la coliflor y las coles de Bruselas. Juega un papel clave para los científicos: debido a su pequeño tamaño y facilidad de crecimiento, es una de las plantas más estudiadas del mundo, utilizada como organismo modelo para la investigación en todas las áreas de la biología vegetal. Como tal, los científicos ya saben cómo son sus genes, cómo se comporta en diferentes circunstancias, incluso cómo crece en el espacio.

“Esta investigación es fundamental para los objetivos de exploración humana a largo plazo de la NASA, ya que necesitaremos utilizar los recursos que se encuentran en la Luna y Marte para desarrollar fuentes de alimentos para los futuros astronautas que viven y operan en el espacio profundo”, informó el administrador de la NASA, Bill Nelson, quien agregó “esta investigación fundamental sobre el crecimiento de las plantas también es un ejemplo clave de cómo la NASA está trabajando para desbloquear innovaciones agrícolas que podrían ayudarnos a comprender cómo las plantas pueden superar las condiciones estresantes en áreas con escasez de alimentos aquí en la Tierra”.

Por su parte, Robert Ferl, profesor del departamento de Ciencias Hortícolas de la Universidad de Florida, Gainesville, y autor comunicador en un artículo publicado el pasado mes de mayo, señaló “aquí estamos, 50 años después, completando experimentos que se iniciaron en los laboratorios de Apolo”.

Robert Ferl refirió que primero se hicieron la pregunta de si las plantas pueden crecer en regolito. Y segundo, ¿cómo podría ese día ayudar a los humanos a tener una estadía prolongada en la Luna?

“La respuesta a la primera pregunta es un rotundo sí. Las plantas pueden crecer en el regolito lunar. No eran tan robustas como las plantas que crecían en el suelo de la Tierra, o incluso como las del grupo de control que crecieron en un simulador lunar hecho de ceniza volcánica, pero ciertamente crecieron. Y al estudiar cómo respondieron las plantas en las muestras lunares, el equipo espera responder también a la segunda pregunta, allanando el camino para que los futuros astronautas algún día cultiven más plantas ricas en nutrientes en la Luna y prosperen en el espacio profundo.

“¡Después de dos días, comenzaron a brotar!” dijo Anna-Lisa Paul, quien también es profesora de Ciencias Hortícolas en la Universidad de Florida, y quien es la primera autora del artículo. “Todo brotó. ¡No puedo decirte lo asombrados que estábamos! Cada planta, ya sea en una muestra lunar o en un control, se veía igual hasta aproximadamente el día seis».

En la información de la NASA, editada por Bill Keeter, se indica que “después de 20 días, justo antes de que las plantas comenzaran a florecer, el equipo cosechó las plantas, las molió y estudió el ARN. En un sistema biológico, los genes se decodifican en múltiples pasos. Primero, los genes, o ADN, se transcriben en ARN. Luego, el ARN se traduce en una secuencia de proteína. Estas proteínas son responsables de llevar a cabo muchos de los procesos biológicos en un organismo vivo. La secuenciación del ARN reveló los patrones de los genes que se expresaron, lo que mostró que las plantas estaban bajo estrés y habían reaccionado de la manera en que los investigadores han visto que arabidopsis responde al crecimiento en otros entornos hostiles, como cuando el suelo tiene demasiada sal o metales pesados”.

Imagen de difusión de UF/IFAS de Tyler Jones. Según el pie de foto, «colocar una planta cultivada durante el experimento en un vial para un eventual análisis genético».

No olvides compartir: