sábado, noviembre 27, 2021
InicioHistóricoLa historia que no conocesTúpac Amaru II, el primero en 1780 que ordenó liberar a los...

Túpac Amaru II, el primero en 1780 que ordenó liberar a los negros como parte de la gran rebelión contra España

A través de histórico documento conservado en el Archivo General de Indias (España) se conoce trascendental decisión del cacique y gobernador de Tungasuca, la cual cumple 240 años este 2020. La monarquía remecida desde sus cimientos lo condenó a muerte junto a su familia y fieles seguidores independentistas

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 31/01/2020

Foto: Gob. de Cusco.

Desde el Santuario de Tungasuca, en la provincia cusqueña de Tinta, el 16 de noviembre de 1780 José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, se convirtió en la primera persona, en la primera autoridad en el mundo, en promulgar la abolición de la esclavitud.

Esta proeza poco difundida, fue parte de la gran rebelión indígena y mestiza que doce días antes había iniciado contra el imperio español y que, finalmente, le costó la vida junto a la de su familia y más fieles seguidores, consiguiendo sembrar el independentismo en América y en otras latitudes.

Ese día, el 16 de noviembre de 1780, el cacique y gobernador de Tungasuca, Pampamarca y Surimana, es decir Túpac Amaru II, en ejercicio de su autoridad hizo colocar carteles en la ciudad del Cusco, con la siguiente orden:

“Y como cada de por sí tiene experimentado el riguroso trato europeo, en esta virtud han de concurrir sin excepción de personas a fortalecer la mía, desamparando totalmente a los chapetones (españoles) y, aunque sean esclavos a sus amos, con aditamento de que quedarán libres de la servidumbre y esclavitud en que estaban, y faltando a la ejecución de lo que aquí se promulga, experimentarán los contraventores el rigor más severo que en mí reservo a causa de la desidia, indefectiblemente sean clérigos, frailes o de cualquier calidad y carácter. Y para que ninguno alegue ignorancia, mando se fijen estos carteles en los lugares públicos de dicha ciudad”.

Este bando se encuentra protegido en el Archivo General de Indias, y una copia en la Biblioteca Nacional. Por su fecha de promulgación, se puede apreciar que Túpac Amaru fue la primera persona y autoridad que abolió la esclavitud en el mundo, pues a nivel global recién en 1863 lo hizo Abraham Lincoln en Estados Unidos de Norteamérica, y en el Perú en 1854 a través del presidente Ramón Castilla. La revolución francesa con sus ideales de igualdad, fraternidad y libertad fue un proceso de 1789 a 1799, y en 1821 el Perú proclamaría su independencia.

Castigo por incumplir

Como se aprecia en el texto de dicho bando público, que este 2020 cumple 240 años de haber sido promulgado, Túpac Amaru II advirtió que los que contravinieran su orden de liberar a los esclavos serían castigados severamente, así se trate de “clérigos, frailes o de cualquier calidad y carácter”, énfasis que se entiende por cuanto los miembros del clero en el Perú también contaban con esclavos negros al igual que las autoridades virreinales, entre ellos el corregidor Antonio de Arriaga.

De hecho, según la crónica de Melchor de Paz, fue el esclavo afroperuano del coronel Antonio Arriaga, el que actuó como su verdugo, pues Túpac Amaru II había sentenciado a muerte a este corregidor de Tinta tras el clamor de justicia de la población que lo acusó de abusar en las cobranzas de los tributos para la corona española. Tinta formaba parte de la jurisdicción del Obispado de Cusco.

“Puesto el corregidor en el patíbulo, le hizo el tirano que declarase públicamente haber dado mérito para que le quitasen la vida de aquel modo. Sirvió de verdugo para dicha atrocidad su propio esclavo negro del corregidor, y rotos los cordeles, cayeron ambos a tierra, pero lo suspendieron de nuevo con un cabresto de reata que se le puso al cuello, y así se completó la ejecución, a vista y tolerancia de toda su provincia”, se detalla en dicha crónica de Melchor de Paz.

Arriaga fue ahorcado el 10 de noviembre de ese año en la plaza de Tungasuca, luego de lo cual se anunció la abolición no solo de los corregimientos, sino también de las mitas, alcabalas, aduanas y repartos, con lo que entró en zozobra la administración del Perú a cargo en ese entonces del virrey Agustín de Jáuregui, quien dispuso la horca y decapitación de Túpac Amaru II el 18 de mayo de 1781 en Cusco, ciudad en la que en 1766 José Gabriel Condorcanqui había sido reconocido por las autoridades españolas como legítimo sucesor del inca Felipe Túpac Amaru I.

En dicho bando del 16 de noviembre de 1780, Túpac Amaru II manifestó y argumentó su drástica decisión refiriéndose a los españoles en los siguientes términos: “enteramente han preparado los límites de paz y quietud en nuestras tierras haciendo vejámenes y agravios, aprovechándose del bien común, dejando aun perecer a sus nativos”.

A continuación, el bando libertario de Túpac Amaru II, publicado en la ciudad de Cusco el 16 de noviembre de 1780:

“Hago saber por este a los peruanos vecinos estantes y habitantes de la ciudad del Cusco, paisanaje de españoles y mestizos, religiosos de todas las que contiene dicha ciudad, clérigos y demás personas distinguidas que hayan contraído amistad con la gente peruana, concurren en la distinguida empresa que hago favorable al bien común de este Reino por constarme las hostilidades y vejámenes que se experimenta de toda gente europea, quienes sin temor a la Majestad Divina, ni menos obedecer las Reales Cédulas de Nuestro Natural Señor, enteramente han preparado los límites de paz y quietud en nuestras tierras haciendo vejámenes y agravios, aprovechándose del bien común, dejando aun perecer a sus nativos.

Y como cada de por sí tiene experimentado el riguroso trato europeo, en esta virtud han de concurrir sin excepción de personas a fortalecer la mía, desamparando totalmente a los chapetones y aunque sean esclavos a sus amos con aditamento de que quedarán libres de la servidumbre y esclavitud en que estaban y faltando a la ejecución de lo que aquí se promulga, experimentarán los contraventores el rigor más severo que en mí reservo a causa de la desidia, indefectiblemente sean clérigos, frailes o de cualquier calidad y carácter. Y para que ninguno alegue ignorancia, mando se fijen estos carteles en los lugares públicos de dicha ciudad.

Es fecho en el Santuario de Tungasuca, provincia de Tinta en 16 de noviembre de 1780. Joseph Gabriel Túpac Amaru”.

RELATED ARTICLES

2 Comentarios

  1. Hello, of course this article is genuinely fastidious and I have learned lot of things from it regarding
    blogging. thanks.

  2. I blog often and I truly thank you for your content.
    This great article has really peaked my interest. I’m going to take a
    note of your blog and keep checking for new information about once per week.
    I subscribed to your Feed as well.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular