sábado, julio 31, 2021
InicioHistóricoLa historia que no conocesEn 1811 a San Martín le aprobaron su jubilación en Perú, pero...

En 1811 a San Martín le aprobaron su jubilación en Perú, pero después prefirió venir a luchar por la Independencia

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN 

PERÚ BICENTENARIO 22/05/2020

Estos 3 documentos vistos en conjunto muestran un capítulo desconocido para la mayoría de peruanos respecto a José de San Martín y su historia con el Perú. Los 3 fueron suscritos entre agosto y setiembre de 1811, diez años antes que el general argentino proclame la independencia nacional junto a otros miles de patriotas nacidos en esta parte de Sudamérica. Aquello fue el 28 de julio de 1821, una fecha que desde entonces el país celebra con orgullo cada año.

Este capítulo histórico se refiere al pedido realizado por San Martín para, en 1811, pasar a Lima en condición de retirado del ejército español y así poder atender sus asuntos personales, entre ellos el de hacendado contribuyente, para con ello garantizar su subsistencia, el de sus hermanos y el pago de sus contribuciones a la monarquía española.

El trámite fue atendido con celeridad por sus superiores castrenses, que aprobaron este pedido el 5 de setiembre de dicho año.

Esta es la respuesta enviada por José Heredia, Ministro de la Guerra de España, al Inspector General Interino de Caballería de la corona española en la iberia.

“Ministerio de Guerra, 5 de setiembre de 1811. San Martín. Por real despacho de este día que dirijo al virrey del Perú, sea servido el Consejo de Regencia de España e Indias conceder al teniente coronel don José de San Martín, capitán agregado al regimiento de Caballería de Borbón, el retiro en la ciudad de Lima con fuero militar y uso de uniforme de retirado que solicitó por la instancia remitida por V.S. con fecha 26 de agosto próximo pasado. De orden de S.A. lo comunicó a V.S. para su gobierno y noticia del interesado. Dios guarde a V.S. muchos años. Cádiz 5 de setiembre de 1811. Firma: Heredia. Señor Inspector General Interino de Caballería. Isla, 6 de setiembre”.

Como se lee en este primer documento, el pedido de pasar su retiro militar en el Perú fue realizado el 26 de agosto de 1811, 15 meses después de realizada la Revolución de Mayo en el Virreinato de Río de la Plata. Dicha revolución ocurrió en 1810 y ese año Buenos Aires y las Provincias Unidas del Río de la Plata empezaron a construir su independencia de España hasta que se convirtió en la República de Argentina.

El 5 de setiembre de 1811 en el Perú se encontraba en funciones como máxima autoridad monárquica el virrey Fernando de Abascal. Ese año Lima todavía era una ciudad inexpugnable aun cuando ya había movimientos patrióticos en diversas provincias a favor de la independencia.

Aquí cabe recordar que, según el registro oficial, el ingreso de San Martín al Perú ocurrió el 8 de setiembre de 1820, es decir el día del desembarco en Paracas del ejército patriota libertador proveniente de Argentina y Chile. Y que el 27 de noviembre de ese año, San Martín y los patriotas locales hicieron una primera declaración de la independencia en Huaura, territorio de haciendas como Rontoy, Quipico y la Casa de la Hacienda Ingenio.

Fue en esta última donde residió San Martín hasta junio de 1821, año en que se trasladó a Lima. En la capital del virreinato del Perú residió en la ahora llamada Quinta de los Libertadores, ubicada en el distrito de Pueblo Libre.

Hoja de servicios

El segundo documento en cuestión está fechado el 26 de agosto de 1811. Está referido al informe oficial elevado a la alta autoridad acerca de la solicitud presentada por el capitán José de San Martín respecto a su retiro a Lima. A le letra, dice así:

“Excelentísimo señor: Es cierto que este oficial sirvió los veinte dos años que dice, según su hoja de servicios, y en ella constan sus méritos particulares de guerra por los que merece consideración. Creo fundados los motivos que expone para solicitar su retiro y pasar a la ciudad de Lima, con objeto de arreglar sus intereses perdidos o abandonados, por las razones que manifiesta y aseguran su subsistencia y la de sus dos hermanos que quedan sirviendo en la Península.

Sin estas causas tan justas no creo pediría alejarse de nuestra lucha este oficial antiguo y de tan buena opinión como ha acreditado principalmente en la presente guerra, y así entiendo que pueda obtener el retiro que pide con solo el uso del uniforme de retirado y fuero militar, destinado a la ciudad de Lima como desea, en América, cuya gracia proporciona al mismo tiempo al erario, el ahorro de un sueldo de agregado que disfruta este capitán de caballería, sobrecargada o sobrante de oficiales de todas clases. V.A. sin embargo resolverá lo que tenga por más conveniente. Real Isla 26 de agosto de 1811”.

22 años luchando

De acuerdo a este informe militar, la solicitud de retiro del ejército español por parte de San Martín fue bien visto por cuanto significaba un ahorro al erario español y porque, además, la unidad de Caballería estaba sobrecargada de personal. El argentino había servido a España 22 años luchando frente a Francia y otras amenazas y era tiempo de pasar al retiro. San Martín pidió pasar su jubilación en Lima y los españoles lo aprobaron.

El tercer documento, también fechado el 26 de agosto de 1811, dice:

“Nota al secretario de Estado y del Despacho de Guerra informándole acerca de la instancia del teniente coronel José de San Martín en la que solicita su retiro con destino a la ciudad de Lima. Excelentísimo Señor: Paso a manos de V.E. con mi informe la adjunta instancia del teniente coronel de Caballería de Borbón en solicitud de retiro con solo el uso de uniforme de retirado y fuero militar, con destino a la ciudad de Lima, a donde le obligan a pasar con objeto de arreglar sus intereses abandonados a las causas que expresa.

Este oficial ha servido bien los veinte y dos años que dice y tiene méritos particulares de guerra, principalmente los de la actual, le dan crédito y la mejor opinión. Por mi parte hallo fundado el motivo que expone para pedir su retiro y traslación a América, pues cuando las causas de conveniencia, lejos de perjudicar al servicio, producen bien conocido al Estado en general, deben ser atendibles, conociendo a este individuo cuyos intereses abandonados por la imposibilidad de manejarlos inmediatamente, no rinden, con perjuicio suyo y del Rey, como hacendado contribuyente.

En este supuesto soy de dictamen que puede concederse a este capitán el retiro que solicita con solo el uso del informe de retirado y fuero militar, con destino a la ciudad de Lima para atender a sus intereses y cuidar de la subsistencia de dos hermanos que sirven en los ejércitos de la Península. Si V.E. lo cree conveniente podrá se sirva si gusta elevarlo al Consejo de Regencia para su resolución. Dios, Santa Isla 26 de agosto de 1811. Al secretario de Estado y del Departamento de la Guerra”.

Méritos militares

La baja del servicio de San Martín en el ejército español fue concedida por sus méritos militares, lo que se tradujo en un real decreto de la Regencia firmado en la isla de León, lugar desde el cual España en 1811 resistía la ocupación napoleónica hasta que logró recuperar su soberanía.

San Martín murió en Francia el 17 de agosto de 1850. En Argentina estos 3 documentos fueron publicados con ocasión del centenario del fallecimiento de San Martín.

En dicho país sureño está registrado que el primer cargo que se le confirió al llegar a su país natal fue el de Teniente Coronel de Caballería y Comandante del Escuadrón Granaderos a Caballo del Gobierno de las Provincias Unidas. Aquello fue el 16 de marzo de 1812.

Como se establece en los 3 documentos señalados, fue autorizado a pasar su retiro en Lima el 5 de setiembre de 1811. ¿Qué pasó entre esos 6 meses entre una fecha y otra?

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular