miércoles, octubre 20, 2021
InicioHistóricoLa historia que no conocesLos curas-diputados y viceversa, la primera crisis republicana conjurada por los religiosos...

Los curas-diputados y viceversa, la primera crisis republicana conjurada por los religiosos y políticos

El acta de una sesión secreta del Primer Congreso Constituyente del Perú revela a los representantes del pueblo pasando de un escenario a otro en defensa de sus jurisdicciones de origen. Fue el 31 de mayo de 1823, a solo ocho meses de haberse instalado con 79 legisladores este poder del Estado

Los integrantes de la clase política y religiosa, los fundadores de la república, resolvieron de este modo la primera crisis institucional tras la caída de tres siglos de virreinato. Aquí la transcripción de este documento de casi dos siglos de antigüedad

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 11/04/2020

Sacerdote y diputado Luna Pizarro, y luego Arzobispo de Lima.

Luego de superar la crisis, continúa la recomposición, las soluciones provisionales hasta que se pueda regresar o establecer una nueva normalidad. Los fundadores de la patria no hicieron excepción a esta básica regla de sobrevivencia cuando terminó la guerra de la independencia y se proclamó la libertad en 1821.

Ese fue el año en que, tras el cambio de régimen virreinal, en la naciente república peruana debieron seguir funcionando sus instituciones, incluidas las de carácter religioso, en respuesta a los requerimientos materiales y espirituales de la ciudadanía.

Con la monarquía derrotada, y con ello quebrada la relación con la Iglesia católica luego de tres siglos de sometimiento a dicho imperio europeo, los patriotas en el Perú crearon una Comisión Eclesiástica para que se hiciera cargo de la administración del conjunto de órdenes religiosas, frailes y curas, que ofrecían sus servicios en las parroquias del territorio nacional.

Los sacerdotes españoles habían caído con el virreinato, y solo los que juraron a favor de la independencia nacional siguieron con la sotana y en sus púlpitos.

Hubo necesidad de nuevos curas también porque aquellos que se habían convertido en diputados tuvieron que dejar sus doctrinas y pasar a integrar el Primer Congreso Constituyente del Perú, el cual se instaló el 20 de setiembre de 1822 con 79 diputados elegidos (38 suplentes).

Para no dejar vacía la atención espiritual en sus jurisdicciones, ni dejar de recibir las contribuciones de los fieles para sus comunidades, los curas-diputados designaron en su lugar vicarios o tenientes de cura, como se les llamaba.

Uno como ejemplo

Uno de los 79 diputados de dicho Primer Congreso fue el sacerdote y abogado arequipeño Francisco Javier de Luna Pizarro Pacheco, quien fue el primer presidente de este poder del Estado (del 20 de setiembre al 20 de octubre de 1822) y, más de veinte años después, con precisión en 1846, se convirtió en Arzobispo de Lima, cargo que ocupó hasta 1855, año en que falleció.

La Comisión Eclesiástica estuvo a cargo de un gobernador, el gobernador del Arzobispado de Lima, el sacerdote Francisco Javier de Echagüe, de origen rioplatense que, a la llegada del libertador argentino José de San Martín, se unió a la causa patriótica.

Francisco Javier de Echagüe se convirtió en la máxima autoridad de los católicos peruanos luego que fuese expulsado del Perú el arzobispo Bartolomé de las Heras, abogado español que aun cuando suscribió el Acta de la Independencia en el Cabildo de Lima perdió la confianza del gobierno libertador, dejó de representar a la Iglesia en territorio peruano y fue expulsado del país.

La sesión secreta del 31 de mayo

Los diputados del Primer Congreso Constituyente del Perú sostuvieron una sesión secreta el 31 de mayo de 1823 en la que se detalló la demanda de curas que había para satisfacer a los feligreses, así como si los curas que se habían convertido en diputados debían obedecer a las autoridades de este poder del Estado o al vicario capitular del gobierno arquidiocesano del Perú, Francisco Javier de Echagüe, cargo que asumió tras la expulsión del arzobispo de Lima Bartolomé de las Heras, quien había ejercido ese cargo durante los últimos 16 años del virreinato español en esta parte de América.

Aquí por primera vez se publica el acta de dicha sesión secreta, cuya copia se encuentra en publicaciones de la Biblioteca Nacional. Su contenido revela las disyuntivas y decisiones políticas y religiosas que hace dos siglos los fundadores de la república peruana tuvieron que tomar para sacar el país adelante.

Primer Congreso Constituyente del Perú, Acta de la sesión secreta del 31 de mayo de 1823:

“Se leyó el dictamen de la Comisión Eclesiástica sobre la consulta del Gobernador del Arzobispado para que se declarase la conducta que debería observar con respecto a los señores diputados que obtienen el cargo de curas, a consecuencia de haberse declarado que no dependen de autoridad alguna bajo ningún respecto, sino de la del Congreso”.

En esa fecha, según dicho documento, se siguió señalando durante la sesión:  “Que estando los señores diputados, que al mismo tiempo son curas, legítimamente eximidos del cargo de residencia en sus doctrinas, sin que por defecto de esta deban sufrir menoscabo en la congrua (renta), ni tenerse como no residentes puesto que las funciones de la Diputación a que están consagrados, interesan eminentemente a la causa pública, se dijese al Gobernador Eclesiástico que para todo lo concerniente al desempeño del ministerio parroquial se entienda con los vicarios o tenientes de cura que dichos señores diputados tengan a cargo de sus respectivas doctrinas. Y para la contribución de donativos, sobre que también se consultaba al Congreso resolverá oportunamente, cuando la Comisión encargada acerca de esta materia expida su dictamen. Fue aprobada”.

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular