Obra “Penas y gozos. Historias ocultas. 200 hechos que no conoces del Perú” en librerías de todo el país

Libro de investigación trasciende la efeméride del “Bicentenario” al contener en más de 500 páginas novedosa información de 200 sucesos referidos a los cambios sociales, culturales y gubernamentales que ocurrieron entre 1533 y 2021, tanto en contextos de crisis y bonanza, como de absolutismos y libertades.

“Penas y gozos. Historias ocultas. 200 hechos que no conoces del Perú” es el libro de investigación elaborado desde el año 2009 por el periodista Ítalo Sifuentes Alemán, obra de más de 500 páginas con la que se busca contribuir al conocimiento y visibilización de dos centenas de sucesos sociales, culturales y gubernamentales, registrados entre los años 1533 y 2021, los mismos que al contener diversas y valiosas experiencias merecen ser tomadas en cuenta para que en el país no se cometan los mismos errores y se refuercen aquellas acciones que, en diversas épocas, unieron y dieron bienestar a los peruanos y peruanas.

La obra no es un libro de investigación sobre el “Bicentenario de la Independencia del Perú”. Su contenido trasciende esta importante efeméride en tanto los 200 hechos, divididos en 200 capítulos de ágil lectura, son de permanente vigencia y consulta al contener experiencias de cambios sociales, culturales y gubernamentales ocurridos entre los siglos XVI al XXI en contextos de crisis y bonanza, de absolutismos y libertades; es decir, de situaciones que resultan cíclicas en la historia de cualquier país, pero recurrentes en jóvenes Estados como el peruano. Son experiencias que remiten a las penas y gozos de una población que en los últimos siglos ha logrado existir entre el subdesarrollo y la promesa de desarrollo en los ámbitos sociales, culturales y económicos. Hechos que repercutieron en el fortalecimiento de la capacidad de resiliencia de la población peruana.

A lo largo del tiempo, estos 200 hechos carecieron de amplia difusión. Fueron dejados en el olvido porque no ayudaban a fortalecer la historia oficial del Perú, según la corrección y los intereses políticos de turno, porque desentonaban con la biografía otorgada a líderes patriotas peruanos y extranjeros o, peor aún, porque fueron catalogados como fragmentos irrelevantes del acontecer nacional y, por tanto, no merecieron ser tomados en cuenta.

El número de hechos que se difunden en la obra, que se encuentra en su segunda edición, a cargo de la prestigiosa Revuelta Ediciones, coincide con los 200 años de la independencia peruana cuya conmemoración, en el 2021, encuentra al país con el cambio de gobierno y padeciendo las fatales consecuencias nacionales e internacionales de la pandemia por el Covid-19. El resultado de esta investigación conduce a comprender que nuestro país es una tarea constante, y que de cada lector dependerá el aprendizaje que pueda lograr al interiorizar los 200 hechos que se presentan en la obra, o quedarse solamente con uno o algunos de ellos. En cualquiera de los casos, el objetivo de la difusión se habrá cumplido.

Se presenta este libro para consideración de las autoridades y funcionarios de las entidades civiles y castrenses, peruanas y extranjeras, así para aquellas personas que estudian y/o buscan ingresar a hacer gestión en la administración pública, servir en los distintos poderes del Estado y en sus respectivas dependencias. En sí mismo, el libro es un manual para los políticos que se encuentran en modo principiante o avanzado.

Igualmente, por su sentido de utilidad y servicio, se presenta esta obra para consideración de los lectores e investigadores nacionales y extranjeros de las actuales y futuras generaciones. Para los integrantes y representantes de los organismos autónomos e instituciones de la sociedad civil. Para el estudio de historiadores, sociólogos, politólogos, docentes, universitarios y escolares.

Los 200 hechos revelan antecedentes del proceso de la emancipación nacional, de los años de la guerra por la independencia y de las siguientes décadas del Perú convertido en republicano. En esta obra se logra sacar del anonimato y revindicar a decenas de peruanos y peruanas, sus pensamientos y acciones que, muchas veces, terminaron en triunfos o con sus vidas. Igualmente, a extranjeros que se unieron a la lucha por ponerle fin a los gobiernos absolutistas durante la colonización, el virreinato y la república.

La obra es el resultado de la investigación de cientos de documentos oficiales custodiados en el Perú y en otros países, fuentes primarias que aparecen en diversas publicaciones resguardas en bibliotecas físicas y digitales. Esta investigación se pudo realizar gracias al acceso a valiosa información: testimonios, oficios, cartas, recibos, mapas, testamentos, pagarés, expedientes judiciales, partidas de bautizo, matrimonio, defunción, recetarios, himnos, canciones, fotos, ilustraciones, entre otros documentos. Las transcripciones de la data revisada se ubican en diversos archivos y colecciones tanto de propiedad pública como privada, muchos de ellos de libre acceso o acreditándose como investigador académico. En la obra también se difunden decenas de estas transcripciones.

Se trata de fuentes de información a disposición del público y que las personas las pueden utilizar para comunicarla a sus lectores y audiencias, para así contribuir a difundir estos 200 hechos de trascendencia histórica no solo para el Perú sino, por su presencia y protagonismo en diversas épocas, para Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela, Panamá, México, Estados Unidos de América, entre otros territorios que estuvieron colonizados por el imperio español, y para el Reino Unido, Francia y España.  Al cabo de más de una década de haberse iniciado la investigación, desde el 2021 y en adelante en el Perú y en el extranjero se puede contar con esta invalorable obra.

Breve biografía del autor

El periodista Ítalo Sifuentes Alemán es autor de los libros de investigación “Los espías del Pacífico” y de “Áncash. Tierra de héroes de la independencia del Perú”, publicados en el 2009 y 2011, respectivamente. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación con 30 años de experiencia profesional en instituciones públicas y privadas. En el 2020 recibió la distinción “Amauta del Periodismo” por resolución de la “Federación de Periodistas del Perú”. En el 2004 recibió el Premio “Padre Urías”, del diario El Comercio, en mérito a su demostrada iniciativa informativa. En 1999 empezó a ejercer la docencia universitaria.  

En las dictaduras de Velasco y Morales Bermúdez ocho millones de peruanos asistieron a espectáculos de teatro y danzas así como a museos y huacas

Investigación: ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN / 16-04-2021

Foto: Ítalo Sifuentes (imagen referencial).

Las cifras estadísticas que aquí se muestran permiten conocer el comportamiento social, el movimiento y concurrencia a los espectáculos culturales que los gobiernos militares organizaron de 1973 a 1980 a través del ex Instituto Nacional de Cultura (INC), el actual Ministerio de Cultura.

La estadística, de la “Oficina de Organización de Eventos del “ex “INC”, corresponde a los gobiernos de facto de los generales Juan Velasco Alvarado y Francisco Morales Bermúdez, cuya dictadura se extendió de 1968 a 1980 (en el segundo semestre retornó un gobierno constitucional, a cargo de Fernando Belaúnde Terry).

De la estadística de esos años, se revela que el total de asistentes y visitantes a eventos y lugares culturales fue de 7’713.627, correspondiendo la mayor cantidad el número de visitantes a los museos y centros arqueológicos a cargo del ex “INC” distribuidos en 12 regiones del país.

De la estadística total, 6’129,791 corresponden a los visitantes a museos y centros arqueológicos a cargo del ex “INC” en estas doce regiones: Áncash, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Ica, Junín, La Libertad, Lambayeque, Lima, Piura, Puno y Tacna.                                  

De la cifra total, 1’583,836 corresponde al número de peruanos asistentes a las diversas temporadas de espectáculos de los elencos de actores, actrices, danzantes y folcloristas que organizó el ex INC en Lima.

Todos los eventos culturales fueron ejecutados por la “Orquesta Sinfónica Nacional”, el “Coro Nacional”, el “Teatro Nacional Popular”, el “Ballet Nacional”, el “Conjunto Nacional de Folclor”, así como por los integrantes de otros espectáculos a cargo de la “Oficina de Organización de Eventos” del ex “INC”, actual “Ministerio de Cultura”.

A continuación, se presenta el desagregado correspondiente al 1’583,836 asistentes (es el desagregado que está disponible), incluye el año 1980.

1973: 38,920 / 1974: 66,204 / 1975: 78,645 1976: 130,912 / 1977: 407,054 / 1978: 289,395 1979: 255,250 / 1980: 317,456.

Tres vacunados están aún en el misterio por inexacta identidad y ubicación laboral en la nómina que entregaron a la ‘Comisión Carbone’

“Los datos de dos personas, respecto a su dependencia laboral, fueron erróneos, lo que dificultó su localización. Una persona señaló no saber por qué su nombre aparece en una lista cuando nunca ha sido inoculado con la vacuna candidata”.

Carbone refirió que esta información la dio el doctor Carlos Castillo, asesor de inmunizaciones del Minsa, institución que dijo debe seguir luchando contra la pandemia y “empezar a cerrar la herida abierta en la ciudadanía y el personal de salud”.

Por Ítalo Sifuentes Alemán 26/02/2021

Médico Fernando Carbone y el ministro de Salud, Óscar Ugarte. Foto: Andina/Minsa.

El “Informe de la Comisión Sectorial Investigadora de la aplicación de la vacuna candidata contra la Covid–19” contiene varias contradicciones y hechos que desde hoy 26 de febrero serán materia de investigación en el Ministerio Público. Una de ellas es que este grupo de trabajo, dirigido por el médico Fernando Carbone, pese a los esfuerzos realizados, no pudo confirmar la identidad de tres vacunados que aparecen en la nómina que entregó y solo manejaba el doctor Carlos Castillo Solórzano, asesor de inmunizaciones del Ministerio de Salud (Minsa).

“Luego de la revisión del acervo documentario, la Comisión considera relevante dejar constancia que se le solicitó al Dr. Carlos Castillo Solórzano una lista de las personas a quienes invitó a recibir la vacuna candidata. Dicha lista contiene un total de treinta y tres (33) personas. De dicho total, treinta (30) personas coinciden con la información remitida por la Universidad Peruana Cayetano Heredia los días 15, 17 y 23 de febrero. Las otras tres (03) personas restantes no figuran en ninguna de estas listas remitidas por la Universidad Peruana Cayetano Heredia, sino solo en la lista remitida por el Dr. Castillo Solórzano”, se lee en el informe.

Acto seguido, en el documento también se indica que:

“Habiendo notado lo anterior, la Comisión, en un acto de diligencia, remitió comunicaciones a las tres personas antes referidas a fin de obtener una aclaración al respecto. De las tres (03) personas invitadas, únicamente asistió a la entrevista una (01), quien señaló no saber por qué su nombre aparece en una lista cuando nunca ha sido inoculado con la vacuna candidata. Cabe destacar que, en relación a las otras dos (02) personas, los datos proporcionados por el doctor Castillo, respecto a su dependencia laboral, fueron erróneos, lo que dificultó su localización”.

En este informe, que se encuentra colgado en la página web del Minsa y fue divulgado en la víspera en conferencia de prensa, por el doctor Carbone y el ministro de Salud, Óscar Ugarte, también se señala que se llegó a determinar que 470 fueron las personas que recibieron las dosis sobre la vacunación irregular realizada fuera de los ensayos clínicos del laboratorio ‘Sinopharm’, caso conocido a nivel nacional e internacional como ‘Vacunagate’.

En la conferencia de prensa, expresó Carbone que “unas 706 dosis se inocularon al personal de los equipos que desarrollaron el ensayo clínico, y 198 a personas que los responsables de los equipos de investigadores y de la gestión o patrocinio del ensayo denominaron ‘personal relacionado’ al estudio, personal del Minsa, de la Cancillería, del entorno cercano a ambos sectores e invitados”.

El médico cirujano Carlos Julio Castillo Solórzano fue designado el 20 de agosto de 2020, a través de la Resolución Ministerial 645-2020-MINSA, como representante alterno de la Ministra de Salud, ante la Comisión Multisectorial de naturaleza temporal encargada de realizar el seguimiento de las acciones a cargo de las entidades competentes para el desarrollo, producción, adquisición, donación y distribución de las vacunas y/o tratamientos contra el Covid-19.

Carbone, en dicho informe, manifestó también lo siguiente: “Expresamos nuestro deseo que el trabajo realizado contribuya a esclarecer los hechos ocurridos en torno a la administración de la vacuna candidata contra la COVID – 19, de pie a los procesos en los diferentes ámbitos a quienes corresponda actuar en torno a lo sucedido, permita al gobierno, al sector salud, al MINSA y otros actores relacionados retornar a la lucha contra la Pandemia y sus efectos colaterales sobre el país, y empezar a cerrar la herida abierta en la ciudadanía y el personal de salud por lo ocurrido”.

En 1821 emitieron ley que quitaba derechos ciudadanos a los que vendían o compraban votos

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN 24/06/2021 

Un documento de 1821 sale aquí a la luz y revela lo drástico que, hace dos siglos, se era con los peruanos de nacimiento o extranjeros naturalizados ante situaciones de corrupción.

Se trata de un decreto con los derechos y deberes de los peruanos que al respecto emitió. el 4 de octubre de 1821, el libertador José de San Martín, norma también rubricada por el colombiano Juan García del Río, ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores en el Perú. La norma entró en vigencia apenas tres meses después del 28 de julio de 1821, fecha en que se proclamó la independencia del Perú.

Ese año, las autoridades creyeron necesario legislar cuándo deberían perderse o suspenderse los derechos ciudadanos. Entre las causales invocadas figuran 1) el estar loco, 2) con demencia, 3) estar separado de la mujer sin haberse divorciado, y 4) no haber cumplido con honrar las deudas con el Estado. 

La naciente república peruana se cuidó de protegerse  condenando también a la pérdida de la ciudadanía  a los peruanos que recibían dádivas o distinciones personales de gobiernos extranjeros sin la autorización de las autoridades del Perú.

Igualmente, en 1821 se castigaba con la pérdida de los derechos ciudadanos a la persona que era encontrada culpable de haber vendido o comprado votos participando en alguna asamblea popular para una elección.

A continuación, la transcripción textual de la norma en lo concerniente a este aspecto del decreto (en total fue promulgado conteniendo tres secciones y 14 artículos).

Se dispone:

Se pierde el derecho de ciudadano:

  • Por hacer algún acto hostil a la causa de la independencia de América.
  • Por recibir dádivas, emolumentos, comisiones, empleos, títulos o distinciones personales, o hereditarias de cualquier potencia extranjera sin anuencia del gobierno del Perú.
  • Por haber sido convencido, y condenado en juicio de haber comprado sufragios, o vendido el suyo el suyo en alguna de las asambleas populares.

Se suspende el ejercicio de los derechos del ciudadano:

  • Por haber sufrido una pena aflictiva, o infamatoria hasta la rehabilitación.
  • Por hacer el contrabando.
  • Por estar loco, furioso o demente.
  • Por no haber satisfecho al Estado, o a los particulares a su tiempo cualquiera deuda que conste de documento escrito.
  • Por no vivir los casados con sus mujeres, sin haber entablado juicio de divorcio.  

Dado en Lima, el 4 de octubre de 1821, José de San Martín, Juan García del Río”. 

En plena cuarentena publican histórica revista “Periodistas” que se obtiene gratis a través de internet

Edición N° 8 presenta diversos temas de interés para la población y la comunidad científica. Incluye un revelador dossier sobre la pandemia en el Perú. Publicación es del Colegio de Periodistas de Lima y se puede descargar gratuitamente desde el enlace http://www.cp-lima.pe/periodistas.html. También los siete números anteriores

Noticias del Colegio de Periodistas de Lima

PERÚ BICENTENARIO 17/06/2020 

La revista “Periodistas”, en su edición N° 8, presenta desde este mes de junio un dossier sobre la pandemia del coronavirus en Perú, entre cuyas colaboraciones destacan “Crónica desde la ceniza”, del poeta y escritor Eloy Jáuregui, y una crónica gráfica del fotoperiodista Juan Carlos “Chino” Domínguez, entre otros artículos.

La revista, un esfuerzo editorial del Colegio de Periodistas de Lima, se completa con textos de los periodistas y escritores Enrique Sánchez Hernani, Maynor Freyre, Sonia Luz Carrillo, Ítalo Sifuentes y Fernando Obregón Rossi.

La actual edición de la revista, al igual que los números anteriores, puede descargarse gratuitamente desde el enlace http://www.cp-lima.pe/periodistas.html 

Periodistas fallecidos

42 periodistas y comunicadores peruanos fallecieron por Covid-19, durante los primeros 90 días de emergencia sanitaria en Perú; se informa en dicha revista.

De los hombres de prensa fallecidos, 38 son varones y 4 son mujeres. Catorce de los fallecidos corresponden a la región Lima, la cual es seguida por Loreto (8), Áncash (6), Piura (5), Lambayeque (2), Ica (2), Tumbes (2), Cusco (1), San Martín (1) y La Libertad (1).

En este período fallecieron, además, otros 16 periodistas y comunicadores, por enfermedades No relacionadas al Covid-19 y que, de no existir el desbordado estado sanitario, posiblemente hubiesen tenido la oportunidad de continuar con nosotros.

En total, son 58 los hombres de prensa y comunicación peruanos fallecidos en estos noventa días. 

320 años de periodismo en el Perú. Conozca las partidas de nacimiento de esta profesión fundadora de la república peruana

La revista del Colegio de Periodistas de Lima, en su número de junio, presenta este artículo de investigación sobre los orígenes del ejercicio periodístico en el Perú, los cuales se remontan a 1700, año en que apareció en la capital peruana el “Diario de Noticias Sobresalientes de Lima y Noticias de Europa”, primera partida del ejercicio periodístico en nuestro país

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

42 periodistas y comunicadores peruanos fallecieron por Covid-19

En un gran esfuerzo editorial en medio de la cuarentena, el Colegio de Periodistas de Lima pone en circulación la edición N° 8 de la prestigiosa revista “Periodistas”, la cual incluye un revelador dossier sobre sobre la pandemia en el Perú

La presentación de la revista será la próxima semana a través de una videoconferencia, pero desde hoy ya se puede descargar gratuitamente desde el enlace http://www.cp-lima.pe/periodistas.html. Igualmente, en esta dirección se pueden descargar los siete números anteriores

Noticias del Colegio de Periodistas de Lima

PERÚ BICENTENARIO 17/06/2020

42 periodistas y comunicadores peruanos fallecieron por Covid-19, durante los primeros 90 días de emergencia sanitaria en Perú; según informa la revista “Periodistas” del Colegio de Periodistas de Lima, cuyo nuevo número acaba de ser puesto a circulación.

De los hombres de prensa fallecidos, 38 son varones y 4 son mujeres. Catorce de los fallecidos corresponden a la región Lima, la cual es seguida por Loreto (8), Áncash (6), Piura (5), Lambayeque (2), Ica (2), Tumbes (2), Cusco (1), San Martín (1) y La Libertad (1).

En este período fallecieron, además, otros 16 periodistas y comunicadores, por enfermedades No relacionadas al Covid-19 y que, de no existir el desbordado estado sanitario, posiblemente hubiesen tenido la oportunidad de continuar con nosotros. En total, son 58 los hombres de prensa y comunicación peruanos fallecidos en estos noventa días.

La revista “Periodistas” es un esfuerzo editorial del Colegio de Periodistas de Lima, que en su edición N° 8, trae un dossier sobre la pandemia del coronavirus en Perú, entre cuyas colaboraciones destacan “Crónica desde la ceniza”, del poeta y escritor Eloy Jáuregui, y una crónica gráfica del fotoperiodista Juan Carlos “Chino” Domínguez, entre otros artículos.

La revista se completa con textos de los periodistas y escritores Enrique Sánchez Hernani, Maynor Freyre, Sonia Luz Carrillo, Ítalo Sifuentes y Fernando Obregón Rossi.

La revista “Periodistas” N° 8 puede descargarse gratuitamente desde el enlace http://www.cp-lima.pe/periodistas.html al igual que los números anteriores.

La presentación virtual de la revista se realizará a través de una videoconferencia la próxima semana.

“Protocolo ambulante de los conquistadores”, el libro más antiguo del Perú

Una de sus páginas es un documento que data del 24 de julio de 1533, el cual está fechado nada menos que en Cajamarca. En ella se informa que 2,650 pesos de buen oro se remitieron para ser enviados a Sevilla, España

Por ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 16/06/2020

Este es un documento que contiene escritos de los conquistadores españoles durante los viajes que realizaron por los territorios peruanos y otros de América donde establecieron sus colonias. Es el más antiguo generado en el Perú.

Fueron redactados entre 1533 y 1538 y, casi todos, constituyen registros de personas anónimas pero que, igualmente, supieron dejar testimonios de su época. El documento contiene 804 escrituras en 551 folios. 

Entre sus páginas hay una en la que se lee que Alonso Hernández recibió 2,650 pesos de buen oro para enviarlo a Sevilla, ciudad española donde había nacido.

El precioso metal fue remitido por un señor llamado Francisco Gonzáles y, para el Perú, la información es trascendental por cuanto el documento data del 24 de julio de 1533, y nada menos que fechado en Cajamarca.

Este documento, cosido y encuadernado, lleva por nombre “Protocolo ambulante de los conquistadores”, también denominado “Libro Becerro” del Perú (hay otros así llamados en el mundo, entre los que destacan los de Castilla, Oviedo y Salamanca, códices que igualmente datan del medievo).  

Patrimonio Cultural de la Nación

Los testimonios que contienen las páginas del “Protocolo ambulante de los conquistadores” son complementarios a las crónicas de diversos y reconocidos autores del siglo XVI, los cuales permiten viajar a esa época y conocer el funcionamiento de las primeras instituciones que los colonizadores trajeron de Europa al Nuevo Continente, como fue que llamaron a América.

El libro, que es el documento más antiguo del Perú y Patrimonio Cultural de la Nación, es custodiado por el Archivo General de la Nación. Es el primer documento escrito en lengua castellana de América del Sur.

Es de libre consulta para investigadores nacionales y extranjeros.

Foto: Una de las páginas del Libro Becerro del Perú.

Arguedas reconoce su deuda a Lima y al mundo andino. Confesiones de 1966, novena parte

Un ciclo de conferencias relacionadas a las motivaciones de los escritores en la creación de sus respectivas obras se desarrolló en la Universidad Federico Villareal. El 24 de setiembre de 1966 fue el turno del escritor José María Arguedas, quien reveló a la audiencia diversas experiencias que influyeron en su literatura. Ese día, ante un grupo de jóvenes, el también antropólogo y etnólogo habló sobre la situación del país y de su migración en 1929 a la capital peruana, así como de la influencia del mundo andino en su vida y obra. Su testimonio aquí lo presentamos de manera literal

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 18//06/2020

“Le debo a Lima tanto como a la sierra, es decir, que la actitud, la experiencia, como persona, como gente que ha vivido y esto es la… ya me estoy atropellando un poco por querer presumir las cosas tengo temor de fatigarlos. Bueno… llegué a Lima, las gentes comprendieron de que yo traía algo nuevo, algo distinto y traía algo distinto y algo nuevo porque verdaderamente había vivido todo lo que les había dicho a ustedes, pero hay así un factor fundamental al cual me estaba olvidando de referirme, que es muy importante: cuando yo llegué a Lima hacia 1929, la juventud tenía un horizonte limpio, un horizonte del cual recogíamos todos una fe inquebrantable, parecía que en muy pocos años se iba a instalar en el mundo un régimen justo e iba a triunfar el socialismo ya, ahí no más, que no faltaba nada, que estábamos casi para alcanzar las puertas del cielo.

La revista Amauta se distribuía en todo el país, es una cosa increíble en Huaytará, en Yauyos, en Pampas había agentes de la revista Amauta y que la distribuían muy bien. Por otro lado, si había discrepancias entre apristas y comunistas, en determinados aspectos extraordinarios, no lo había en cuanto a la seguridad de que la revolución social estaba ahí, a las puertas, entonces mi generación, la generación quizá más afortunada de este siglo en el Perú, entonces, la fe que yo había recogido de la entraña más íntima del pueblo indígena de los mestizos, de mi propia afirmación constante a lo largo de la educación que fue muy, muy regular, fue confirmada, fue cimentada con una doctrina y por la seguridad de que un mundo justo en el cual cada quien tuviera la oportunidad de contribuir con lo mejor que cada de uno de nosotros puede dar a la sociedad, iba a llegar.

No había el tipo de sociedad con la cual yo soñaba, aquella en la que el hombre tuviera libertad y oportunidad para ofrecer a los demás lo mejor que dentro de sus posibilidades podía ofrecer y en se sentido, tienen que creerme. Desde muy joven, no hice nunca diferencia jerárquica entre el intelectual y el trabajador manual. Yo nunca creí que un novelista por ser novelista debería considerarse superior a un lustrabotas porque si cada quien da lo más que puede dar de sí mismos, el mismo respeto, el mismo amor, y el mismo estímulo de los humanos, entonces los hombres de mi generación, yo no sé si todos, pero yo estoy perfectamente inmunizado contra el escepticismo y la amargura”.

Exclusiva de 1966: Arguedas habla de los prejuicios entre peruanos de la sierra y de la costa

En el marco del ciclo de conferencias relacionadas a las motivaciones de los escritores en la creación de sus respectivas obras, que se desarrolló en la Universidad Federico Villareal el 24 de setiembre de 1966, el escritor José María Arguedas reveló a la audiencia diversas experiencias de su vida que influyeron en su literatura. Ese día, ante un grupo de jóvenes, el también antropólogo y etnólogo se pronunció sobre los antagonismos históricos entre los pobladores de la sierra y de la costa, así como de su vida de estudiante escolar y universitario. De manera literal presentamos aquí sus reflexiones

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO /06/2020

“El secretario del colegio San Juan Luis Gonzaga de Ica, el señor, no me acuerdo pero tenía un apellido ilustre, el señor Bolívar, y también tenía una presencia muy despótica porque entonces, el Perú, estaba muy dividido. Los serranos éramos considerados gente un poco bárbara, no éramos, en el buen sentido de la palabra, no en el sentido en que ellos lo pensaban. El señor Bolívar me dio mi certificado del colegio de Abancay y tenía 20. Me dijo yo lo voy a ver sacar veintes aquí, entonces yo le dije a Bolívar, por supuesto señor que va usted ver sacar 20. Desgraciadamente, el primer año no lo pude hacer, pero el segundo año, batí el record de veintes de todo el colegio San Luis Gonzaga de Ica.

No lo digo por vanidad, pero es que era esta fe. Yo dije tengo que demostrar que la gente de la sierra no es superior, pero tampoco es inferior a la gente de la costa, a la gente, a los señoritos de la costa. Yo no los miré con desprecio, pero nunca me sentí inferior a ellos, frecuentemente me sentía como que sabía más que ellos respecto de nuestro país y me sentía más fuerte, también por este prejuicio que había entonces de que los costeños eran de alfeñique y que nosotros éramos de cobre.

Entonces, ¿qué pasó? Que éramos en el colegio San Luis de Ica, éramos solamente cinco serranos: de Lucanas, de la provincia de Castrovirreyna, yo no me acuerdo qué otro fue. Pero mientras los otros serranos se sentían disminuidos, se sentían un poco cohibidos ante la prepotencia de los costeños, debo recordarles que entonces los alumnos de quinto año usaban bastón, salían con bastón, eran muy elegantes y nosotros realmente no sabíamos, por ejemplo, cuando vi que se ponían pijamas en el internado, yo dije cómo diablos esta gente se viste para acostarse porque yo nunca había usado… Aunque eso yo lo decía para mí interiormente, ellos en mi expresión comprendían de que yo estaba viéndolos a ellos como a gente extraña, entonces tenían que considerarme a mí como un sujeto un poco bárbaro, lo era, pero también tenía todas las virtudes del bárbaro y al cabo se estableció entre los mejores alumnos del colegio San Luis y yo una excelente amistad.

Me invitaron a su casa los monos de la Borda, que es la familia más potentada de Nazca, que han muerto trágicamente los dos ya, eran mellizos. Me invitaron a su casa, yo me sentía al principio un poco asustado con este palacio al cual entraba, pero nunca me sentí inferior, pero tampoco me sentí superior ni me sentí encerrado en este concepto que frecuentemente muchos serranos tienen. Yo he percibido ese concepto de que el serrano es superior porque es más fuerte, es descendiente de los incas y que entonces se cierra en sí mismo, ¿no?

Muchos serranos han fracasado y se han frustrado porque se han metido dentro de esta caparazón y no ha habido intercambio libre entre ellos y la gente de la costa. En la universidad me ocurrió exactamente lo mismo. Los estudiantes de mi generación que ahora son personajes importantes, vieron en mí una gente que les traía algo que ellos no conocían y me miraron con mucho respeto, con mucha consideración y afecto”.