Estanco del opio en el Perú, historia de un negocio estatal con los inmigrantes chinos

“Debiendo la ‘Sociedad Anónima Recaudadora de Impuestos’ hacerse cargo desde el 1 de mayo entrante inclusive, del Estanco del opio, todos los que tengan en esa fecha existencia de este artículo, presentarán una razón de ellas, con especificación de peso y calidad, en la oficina de esta Sociedad, calle de Zárate N°96, de 9 a 12 del mencionado día de mayo próximo, todo en cumplimiento del Reglamento de la materia y bajo las penas señaladas en él. El Gerente”, se indica en el aviso de 1896.

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN 31/05/2022

En Perú, en 1887, se creó el “Estanco del opio”, sustancia narcótica importada por grupos de hacendados para suministrar a los inmigrantes chinos, unos 200 mil trabajadores culíes presentes en territorio nacional a finales del siglo XIX. Entonces era el gobierno de Andrés Avelino Cáceres.

Uno de los grupos de hacendados importadores de opio lo conformaba la familia Aspíllaga, la misma que lo vendía a minoristas que se encargaban de comercializarlo en las haciendas, así como en el Barrio Chino, ubicado en el centro de Lima. Los inmigrantes chinos están presentes en el Perú desde octubre de 1849.

A principios de 1896, es decir casi una década después de la creación de la empresa estatal “Estanco del opio”, apareció en los periódicos un anuncio referido a este producto. El aviso, con el titular “Opio-Opio”, dice así:

“Debiendo la ‘Sociedad Anónima Recaudadora de Impuestos’ hacerse cargo desde el 1 de mayo entrante inclusive, del Estanco del opio, todos los que tengan en esa fecha existencia de este artículo, presentarán una razón de ellas, con especificación de peso y calidad, en la oficina de esta Sociedad, calle de Zárate N°96, de 9 a 12 del mencionado día de mayo próximo, todo en cumplimiento del Reglamento de la materia y bajo las penas señaladas en él. El Gerente”.

En este aviso, que apareció en el diario El Comercio, se expresa claramente que el Estanco del opio, a partir del 1 de mayo de 1896, pasaba a ser administrado por la ‘Sociedad Anónima Recaudadora de Impuestos’, una de las entidades antepasadas de la actual SUNAT. Igualmente, refiere que funcionaba en el centro de Lima (calle de Zárate N°96).

Este aviso de 1896, del gerente de la ‘Sociedad Anónima Recaudadora de Impuestos’, tambien evidencia el llamado que se hizo a todos los poseedores y comerciantes de opio en el Perú para que procedan a su registro oficial, tanto en cantidad como en calidad, bajo pena de decomiso y multas. Es una muestra de la lucha estatal contra el contrabando.

Según consta en el Archivo General de la Nación, el Estado peruano compraba y vendía opio y, a la vez, luchaba contra lo que consideraba competencia desleal. Chinos y peruanos lo vendían clandestinamente en las calles, cantinas y centros laborales. Al respecto, hay varias denuncias policiales durante la última década del siglo XIX.

No olvides compartir: