sábado, noviembre 27, 2021
InicioDestacadosCayna: el pueblo desconocido que se rebeló 3 veces contra España sin...

Cayna: el pueblo desconocido que se rebeló 3 veces contra España sin esperar a San Martín y Bolívar. Generaciones de patriotas en casi 100 años de lucha en Huánuco

Ubicado a más de 3 mil metros de altura, Cayna, su iglesia, su gente, siguen de pie pero aín desconocido para la mayoría de los peruanos y extranjeros. Foto: Municipalidad de Cayna.

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

Cayna es un poblado huanuqueño que no le temió a la extinción con tal de recuperar su emancipación. Es un lugar que hoy se asienta sobre unos 160 kilómetros cuadrados y por cuyas venas corrió heroísmo peruano de 1719 a 1812, es decir durante una línea de tiempo de 93 años en que en tres distintas oportunidades y circunstancias luchó contra la monarquía española, muchos años antes que José de San Martín y Simón Bolívar llegaran a Lima para conducir la liberación del Perú como parte de la guerra por la independencia que libraron los países sudamericanos contra España.

Casi oculto entre los Andes, a 3.316 metros sobre el nivel del mar, Cayna es un pueblo digno de admiración por sus tres rebeliones que se han mantenido en el anonimato hasta hoy en que  aquí las damos a conocer tras una revisión de documentos históricos.

La primera oportunidad fue en 1719, es decir hace 300 años. Se trató de una revuelta que se produjo tras los constantes abusos cometidos por el cura de la doctrina de esa jurisdicción. El cacique local y los residentes indígenas no soportaron más y se rebelaron atacando la iglesia del pueblo  así como las propiedades de los representantes virreinales.

Cayna era un pueblo estratégico durante la Colonia por encontrarse a unos 30 kilómetros de la ciudad de Huánuco y por ser uno de los principales abastecedores de papa para el consumo local y para los representantes de la monarquía española, incluida la planilla de funcionarios administrativos y los soldados realistas acantonados en sus cercanías.

La segunda ocasión se dio en 1800, cuando gobernaba el virrey Gabriel de Avilés y del Fierro. Esta vez como severo escarmiento las tropas realistas se desplazaron desde la ciudad de Huánuco para destruirlo, saquearlo y aniquilar su ganado y sus semillas. El objetivo fue borrarlo del mapa, que no se volviera a levantar.

Este pueblo ya era una amenaza no solo para Lima, la capital, sino para todo el virreinato. No en vano, diez años después el virrey José Fernando de Abascal dejó sentado en sus memorias de Gobierno que Huánuco en 1812 era el lugar más crítico y más peligroso del Virreinato del Perú. Apenas distaba 214 kilómetros del Callao.

Respecto a lo sucedido en 1800, una investigación permite conocer y presentar aquí un oficio del 27 de mayo de 1812 del entonces jefe político administrativo de Tarma, José Gonzales de Prada, centro administrativo al que pertenecía Cayna, Ambo y otros poblados de Huánuco. Está dirigido al virrey Abascal. Esta es la transcripción del testimonio de esta autoridad huanuqueña:

“Excelentísimo Señor Virrey del Perú, don José Fernando de Abascal. Es de reflexionar respecto al pueblo de Cayna que hace doce años poco más o menos tuvo otro alzamiento y no obstante haber sido destruido en sus sementeras ganados, y demás bienes, pues se le entró a saqueo, ha sido uno de los que con mejor disposición ha entrado en la presente. “Dios guarde la importante vida de vuestra excelencia muchos años. Huánuco, 27 de mayo de 1812. Excelentísimo señor José Gonzales de Prada”.

La tercera oportunidad fue en 1812, año de la rebelión regional de mayor intensidad contra el imperio español, y en la que también participó “la doctrina de Cayna con sus adyacentes Quio, Coquin, Tangor, Jamor, Cauri y Colpas, distantes once leguas y correspondientes al partido de Yauricocha, los que exigieron especial inquisición por su espontanea resolución en saquear la importante hacienda de Domingo Miranda, vecino honrado y benefactor por solo el motivo de ser europeo”, según también dejó constancia en un documento Gonzales de Prada, gobernador e intendente de Tarma de 1809 a 1818.

La rebelión de 1812 fue sofocada por el ejército realista, año en que  gobernaba en Cayna el alcalde Mariano Camacho, una de las autoridades de los pueblos huanuqueños que se levantaron contra el virrey Abascal. En los documentos históricos este hecho es conocido como la rebelión en Huánuco, Panatagua y Huamalíes, pero está demostrado que participaron Cayna y muchos otros pueblos a través de sus respectivos lugareños. Esta rebelión se terminó con la pena de muerte que los realistas dieron a los líderes huanuqueños Juan José Crespo y Castillo y José Rodríguez, quienes fueron fusilados, y a Norberto Haro, quien fue ahorcado.

Cayna sigue de pie, Huánuco prosperando y tienen mucho por celebrar con ocasión de la independencia lograda para el país con la participación de peruanos y patriotas extranjeros de diversos lugares del mundo.

RELATED ARTICLES

2 Comentarios

  1. Todas tus notas, Italo, tienen un enorme mérito porque revelan acciones heroicas desconocidas y por su enorme valor histórico.

  2. DANYA ACUÑA ORBEZO

    Cayna es el distrito esa imagen es del centro poblado de QUIO ES A 1:30 DE CAYNA ES UN LUGAR ACOGEDOR SERIA BUENO QUE LO VISITEN ACABA DE PASAR SU FIESTA FUE 5 DIAS 11 AL 16 DE SETIEMBRE

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular