martes, octubre 19, 2021
InicioDestacadosVidal, el presidente peruano que murió pobre. Revelaciones a 156 años de...

Vidal, el presidente peruano que murió pobre. Revelaciones a 156 años de su inédito testamento

“Desciendo al sepulcro con la conciencia de no haberme deshonrado, tomando nunca nada más lo que legítimamente me correspondía”

Juan Francisco de Vidal La Hoz, presidente del Perú en dos periodos en el siglo XIX.

Por ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO

Este año se cumplen 156 años del testamento del presidente Francisco de Vidal La Hoz, reconocido en la lucha por la independencia americana como el “Primer Soldado del Perú”, reconocimiento que le fue dado en vida por el Libertador José de San Martín al cabo de ameritar la inusitada entrega de este joven patriota nacido en Supe el 2 de abril de 1800.

En 1819 Vidal viajó a Chile y se puso a las órdenes de San Martín para ayudar a los argentinos y chilenos a diezmar a los realistas que ofrecían resistencia pese a que un año antes ese país ya había declarado su independencia de la corona española. Viajó junto a Lord Cohrane, quien ese año había estado en Supe como parte de le Expedición Libertadora.

El 5 de abril de 1819 se declaró la independencia en Supe, participando en ella el joven Vidal y los también supanos Cayetano Requena, Andrés Reyes, Pedro Sayán, Manuel Villanueva, Juan Fonseca, Doroteo de los Santos, Juan de Aranda, Manuel José Núñez, Juan Franco, el padre Riquelme, el zambo Luis Risco y el cacique José Castillo.

Vidal hizo una carrera como militar y política, y llegó a ocupar la presidencia de la república durante los períodos 1835-1836 y 1842-1843. Veinte años después hizo su testamento en el que se puede confirmar que murió en la pobreza, pensando en sus hijos y señalando que “si he cometido errores habrán nacido de mi ardiente deseo de verla próspera y feliz; pero nunca con la intención de dañarla, y que desciendo al sepulcro con la conciencia de no haberme deshonrado, tomando nunca nada más lo que legítimamente me correspondía”.

El testamento que aquí hacemos público por tratarse de una alta dignidad peruana, fue firmado el 7 de setiembre de 1863 junto a otros cinco testigos para que “en arreglo a ello hagan mi testamento mis hijos mayores don José Vidal, don Wenceslao Vidal y don Mario Samudio, arreglándose en un todo a mis últimas disposiciones”.

En estas últimas disposiciones del presidente Vidal, quien murió el 23 de setiembre de ese año, también se puede leer que dejó por herencia un callejón de cuartos y una hipoteca por 400 pesos.

El tenor de la memoria testamentaria del presidente Vidal a continuación en los dos archivos adjuntos.

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular