lunes, octubre 18, 2021
InicioDestacadosQuina: el árbol de los incas que desde el siglo XVI...

Quina: el árbol de los incas que desde el siglo XVI salva a millones en el mundo

El conocimiento medicinal (la quinina) que se tiene respecto al contenido de este árbol, también llamado árbol de la cascarilla, se remonta a tiempos precolombinos. Los incas ya lo utilizaban para la fiebre y el dolor. También llamado cascarilla, a partir del siglo XVI fue llevado a Europa. En el siglo XIX salvó a miles de patriotas de la malaria. La imagen de este árbol se encuentra en el escudo peruano desde 1825

La quina es clave para vencer la malaria. Los laboratorios tienen su versión sintética. Foto: Difusión.

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN 

PERÚ BICENTENARIO 28 / 02 / 2020

Si hay un árbol bajo el cual se cobijaron los patriotas durante la guerra de la independencia para salir bien librados de diversas enfermedades, ese es el árbol de la quina, el cual a partir del siglo XVI se hizo útil para la humanidad de todos los tiempos. Los colonos españoles lo conocieron en el Perú, y desde ahí la llevaron a España y otras latitudes, figurando en diversos documentos de la época con el nombre de ‘cascarilla’. 

En el siglo XIX, es decir hace unos 200 años, fue tan importante para la salud de los miles de libertadores que participaron en la emancipación de Perú que figura representado en el escudo, uno de nuestros símbolos patrios. Fueron miles los patriotas salvados por el producto de este árbol, tanto americanos, como europeos, africanos y asiáticos. 

El valor de su aporte alcanzó estos niveles internacionales por cuanto su derivado, la quinina, es hasta ahora clave en la lucha contra la malaria resistente. En su versión sintética los laboratorios la reproducen para combatir otros males, y todos los países del mundo cuentan con ella. 

Por sus bondades para revertir la malaria, la fiebre y el dolor, en el siglo XIX se le incluyó como una medicina imprescindible en todo hospital de campaña militar del Ejército de los Andes.

Así lo estableció el cirujano mayor de dicho ejército, coronel Diego Paroissien, a través de un oficio fechado el 29 de agosto de 1818. El general José de San Martín también encabezó este ejército en Chile y Argentina, naciones en las que la quina ganó amplio terreno como la medicina de los patriotas.

Oficial desde 1825

¿Cómo es que este árbol se encuentra representado en el escudo peruano? La respuesta es que por su trascendencia histórica la quina representa la riqueza vegetal del Perú.

Su incorporación al escudo se estipuló el 24 de febrero de 1825 por el libertador Simón Bolívar y el Congreso Constituyente junto a otras dos imágenes que también debían estar: la vicuña y la cornucopia, las cuales como es obvio simbolizan las riquezas del reino animal y mineral.

De este modo, debió salir de circulación el primer escudo nacional que había aprobado San Martín y el Congreso Constituyente el 20 de octubre de 1820, el cual contenía otras representaciones.

El decreto de creación del escudo dado por Bolívar consta de 5 artículos. En el primero se lee: “Las armas de la Nación Peruana constarán de un escudo dividido en tres campos: uno azul celeste, a la izquierda, que llevará una vicuña mirando al interior; otro blanco, a la derecha, donde se colocará el árbol de la quina; y otro rojo inferior y más pequeño en que se verá una cornucopia derramando monedas, significándose con estos símbolos, las preciosidades del Perú en los tres reinos naturales. El escudo tendrá por timbre una corona cívica, vista de plano, e irá acompañada en cada lado de una bandera y un estandarte de los colores, señalado más adelante”.

En la información, que se encuentra publicada en la Gaceta del Gobierno del jueves 10 de marzo de 1825, se indica que la norma fue dada en Lima en la Sala del Congreso del Perú.

El escudo se realizó a partir del diseño que realizaron los congresistas José Gregorio Paredes y Francisco Javier Cortés, el primero de ellos en ese entonces presidente del Congreso Constituyente.

En el documento firmado por Paredes tras la aprobación, se señala que: “Abierta la sesión con 40 señores que concurrieron se leyó y aprobó el acta anterior. El señor Presidente manifestó un escudo de armas dividido en tres partes, por una línea perpendicular con los siguientes geroglíficos. En la parte de mano derecha una vicuña mirando al centro del escudo, en la de la izquierda el árbol de la cascarilla y en la parte inferior y más pequeña que las anteriores una cornucopia derramando monedas, y en términos muy análogos manifestó la propiedad de las alusiones hacia la república por significarse con ellas la riqueza del Perú con los tres reinos mineral, vegetal y animal”.

El conocimiento medicinal que se tiene respecto a este árbol, también llamado árbol de la cascarilla, se remonta a tiempos precolombinos. Los incas ya lo utilizaban para la fiebre y el dolor, pero sus propiedades curativas se empezaron a usar en el tratamiento de la malaria a raíz que esta enfermedad se propagó por el otrora Tahuantinsuyo con la llegada de los colonos españoles y los esclavos africanos. Científicamente es llamado Cinchona Lancifolia y tiene diversas variedades.

La quina crece en el ande y en la amazonía, y su colocación en el escudo nacional es el mayor tributo que se le pudo rendir a un árbol que con sus propiedades contribuyó a salvar millones de vidas tanto en América como en Europa y resto del mundo tanto antes como después de la independencia de nuestro continente.

Su explotación y comercialización tuvo gran auge económico entre los siglos XVI y XIX. Colocado en nuestro escudo, su imagen perdurará para las próximas generaciones. Es el escudo de los patriotas. 

RELATED ARTICLES

22 Comentarios

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular