viernes, noviembre 26, 2021
InicioDestacadosEl afroperuano Ramón Rivas y su amor al virreinato español. El testimonio...

El afroperuano Ramón Rivas y su amor al virreinato español. El testimonio de la madre

 

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN       

PERÚ BICENTENARIO 09/01/2020

Antes de la Independencia, en el Perú los monárquicos entregaban una distinción a las personas que sirvieran lealmente al imperio español. Esta  distinción se llamaba “Premio de Orden del Virrey Joaquín de la Pezuela”, la cual se otorgaba en nombre del rey Fernando VII, máximo soberano en  territorios de ultramar como el peruano.

Este premio le fue entregado al afroperuano Ramón Rivas por colaborar “con la mayor brillantez, honor, fidelidad y amor al soberano” en la intervención realista contra los independentistas ocurrida en Huaura el 31 de marzo de 1819″. 

Ramón Rivas era hijo de la panadera de origen africano Ilaria Rivas, quien el 2 de junio de dicho año dejó este caso para la posteridad a través de dos cartas que, al leerlas, permiten conocer el testimonio de cómo se vivieron esos días previos a la emancipación nacional proclamada el 28 de julio de 1821. 

Acusación

No obstante el reconocimiento recibido, Ramón Rivas fue detenido por el jefe militar Rafael Zeballos, quien señaló que esta persona no se encontraba entre quienes prestaban servicio al virreinato. Esta acusación hizo que fuera apresado, aun cuando formaba parte de la Compañía de Infantería de Pardos Libres de la villa de Huaura. La acusación fue realizada porque ese 31 de marzo Rivas no había actuado en defensa del imperio español ante los patriotas, llamados en ese entonces ‘piratas insurgentes’.

Es así que Ilaria Rivas envió dos cartas a las altas autoridades españolas en Lima reclamando por lo que consideraba una confusión que afectaba a su hijo. La respuesta se la dio en un oficio el alférez del Regimiento de Carabayllo, Lorenzo Dorador, quien confirmó que Ramón Rivas, en su condición de soldado realista y pese a no haber estado acuartelado, sí había participado en el rechazo a los independentistas y que, por ello, había recibido el mencionado “Premio de Orden del Virrey Joaquín de la Pezuela”.

El caso fue atendido por el mismo José de la Mar, entonces integrante del Ejército realista (este militar español se pasaría ya en 1821 al Ejército de los Andes que llegó con el libertador José de San Martín).

Necesidad de servicio

El oficio de la Mar, que zanjó la situación de este soldado, dice así: “Pase al señor Sub Inspector General para que disponga se dé libertad a Ramón Rivas, hijo de la recurrente a fin de que pueda restituirse a su ocupación en el lugar de su residencia, con calidad de presentarse al jefe que mande las Armas del Rey en aquel punto para que lo emplee cuando hubiera necesidad de su servicio, y que practicara en el modo honroso que aparece del informe que antecede. Pezuela”.

De este modo, se definió la situación de Ramón Rivas, quien por orden de la Mar pasó a la reserva del ejército español y, mientras tanto, debía ocuparse de los asuntos de la panadería que su mamá tenía en Huaura.

La primera carta de Ilaria Rivas dice: 

“Señor subprefecto: Ilaria Rivas vecina de la Villa de Huaura ante la justificación de V.S. como mejor proceda de derecho, dice: que al suyo conviene que don Lorenzo Dorador, alférez agregado al regimiento de Carabayllo, certifique sobre la conducta que observó en mi hijo Ramón Rivas el 31 de marzo, cuando los insurgentes invadieron la dicha villa, y que si fue uno de los que recibieron el premio de su mano por orden del excelentísimo virrey en nombre de Su Majestad que Dios guarde; y así mismo, de no haber estado acuartelado en aquella época, y que fecho se me devuelva para el uso conveniente. Por tanto, a V.S. pide y suplica se sirva mandar como solista y de justicia, etc. Ilaria Rivas. 2 de junio de 1819.”

La Mar ese mismo día derivó el documento con el pedido para que este sea atendido y Lorenzo Dorador lo respondió así:

“Señor Sub Inspector General: En cumplimiento de lo mandado por V.S. en el decreto del margen, lo que puedo informar en obsequio a la verdad y justicia, es que el hijo de la recurrente se manejó en la invasión que se puntualiza con la mayor brillantez, honor, fidelidad y amor al soberano que es imperceptible. Por lo que se hizo acreedor a que se le distinguiese con un Premio de Orden del Excelentísimo Señor Virrey a nombre de Su Majestad, que Dios guarde, a pesar de que jamás había estado acuartelado, ni aun en esta época. Dios guarde V.S. muchos años. Gracias que espera, por ser de justicia. Lima, 2 de junio de 1819. Lorenzo Dorador”.

La respuesta de la Mar a Lorenzo Dorador ya la dimos a conocer líneas arriba.

A continuación, la segunda carta de la madre de Ramón Rivas, que también obra en el Archivo General de la Nación. En esta Ilaria Rivas señaló que su hijo no es un vago, que debería dejársele salir del Cuartel de la Recoleta en tanto él la apoya en la panadería, y ella contribuye a su majestad con 6 pesos de donativo voluntario.

Esta es la carta de Ilaria Rivas:

“Excelentísimo señor: Ilaria Rivas, de casta negra, natural, vecina y abastecedora panadera de la Villa de Huaura, a los pies de las innata piedad de V.S. dice: que su hijo Ramón Rivas, soldado de la Compañía de Infantería de Pardos Libres de dicha villa, fue conducido en la partida remitida por el jefe de la División de don Rafael Zeballos a esta ciudad confundido entre los que acaso no hubiesen concurrido a la defensa que allí se hizo por esta Compañía, y en la invasión que hicieron los piratas insurgentes el 31 de marzo, y que en el fraternal amor de V.E. fueron premiados a nombre del rey nuestro señor.

Cualquier cosa que añada al informe que ha dado el alférez don Lorenzo Dorador, no sería más que reproducir lo que la justificación de V.E. sabe con la significación de que el citado su hijo recibió el premio asignado.

Sobre ser la recurrente achacosa y de mayor edad se reúnen las circunstancias de ser abastecedora panadera como lleva dicho, y en su razón reclama a su citado hijo tanto por la clase de vago en que pudiera tenérsele en el cuartel de la Recoleta donde se halla, cuanto porque le ayuda a su persona, al fomento de la casa panadería expuesta, como que por esta razón contribuye a S.M. con seis pesos de donativo voluntario, y que estas circunstancias serán muy recomendables, para que si cuando no estuvo acuartelado se esforzó  su hijo al mejor servicio, no es de dudarse, que por este reconocimiento recibido de manos de V.E. cumpla con las obligaciones y sentimientos que le asisten, de ser un fiel vasallo del rey, por tanto a V.E. pide y suplica se sirva mandar que el citado su hijo Ramón Rivas sea trasladado libre y francamente a la Villa de Huaura donde reside, por no tener motivo para ser detenido en el referido cuartel, implorando la gracia y justicia, que espera alcanzar de la grandeza de V.E. Ilaria Rivas”. 

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular