viernes, diciembre 3, 2021
InicioDestacadosEl botiquín que salvó a los sudamericanos, dos siglos y la cura...

El botiquín que salvó a los sudamericanos, dos siglos y la cura sigue vigente

En 1818 el cirujano mayor del Ejército de los Andes, coronel Diego Paroissien, pudo armar el botiquín para la guerra de la Independencia, el cual incluyó cremor tártaro para las infecciones urinarias, acidez estomacal y la artritis, así como jalapa en polvo como laxante y ruibarbo para los problemas de la piel. En el siglo XIX los países compartían el conocimiento medicinal de manera rápida a través de barcos

 
Las propiedades medicinales de las yerbas son todas ya conocidas.

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 29 / 02 / 2020

¿Qué medicina utilizaban los patriotas para vencer las enfermedades que pudieran contraer mientras luchaban, en geografías tan diversas, por la Independencia del Perú y de América del Sur?

Una de las respuestas se remonta al 29 de agosto de 1818, fecha en la que el cirujano mayor del Ejército de los Andes, coronel Diego Paroissien, remitió en un oficio la relación de las medicinas que se requerían para el funcionamiento de un hospital de campaña militar. Solo cuando ya estaban abastecidos de los medicamentos requeridos, los doctores podían autorizar que los soldados entren en combate. 

El oficio fue dirigido al general Antonio González Balcarce, quien a su vez tenía como superior al general José de San Martín, general en jefe de dicho ejército del 1 de agosto de 1816 al 20 de setiembre de 1822, es decir hasta 14 meses después de declarada la independencia de nuestro país en base a toda clase de sacrificios que, como se sabe, se proclamó el 28 de julio de 1821. 

Las recurrentes

La relación de las medicinas solicitadas por el doctor Diego Paroissien resulta revelando a qué enfermedades los patriotas temían enfrentar, ya sea por su recurrencia en acciones propias de la guerra o por efectos de la alimentación y del contacto con nuevas geografías con sus propias altitudes, temperaturas, animales y vegetaciones. 

Según la relación documental del Ejército de los Andes, la medicina utilizada por los patriotas incluía álcali volátil, éter sulfúrico, piedra infernal, ácido sulfúrico, ácido nítrico, ácido muriático, entre otros químicos divulgados aquí en este artículo.

La lista de medicamentos era amplia. Incluyó cremor tártaro, para las infecciones urinarias, acidez estomacal y la artritis. También jalapa en polvo, recetada como laxante y, para problemas de la piel,  el ruibarbo.

Ante escenarios pocos predecibles, era mejor prever y llevar a los combates y batallas lo que hasta esos años se conocía como lo más avanzado en medicación como resultado de pruebas, ensayos y casuística ocurrida durante siglos en los países de Europa, África y Asia. 

Tratado de Materia Médica

En América, en esos años del siglo XIX, liberarse de la corona española incluyó contar con estas medicinas utilizadas por el Ejército de los Andes y, claro, las cuales como es natural también fueron usadas por los ejércitos realistas y la población civil que habitaba estos territorios. El conocimiento medicinal se difundía y compartía de continente a continente a través de los barcos y de los libros traducidos a diversos idiomas.

En este casi desconocido capítulo de nuestra historia, un libro del doctor William Cullen resulta clave para la comprensión y utilización de la medicina durante la Independencia: Tratado de Materia Médica, publicado en inglés en 1789 y traducido al español en 1794.

El doctor William Cullen, a la sazón socio de los colegios médicos de Londres, Madrid, Copenhague, París, Dublín y Filadelfia, recomendó en su obra que “muchas de las sales y fósiles que suministra el reino mineral dadas en ciertas dosis con método y oportunidad, suelen producir efectos estimulantes, tales son la sosa, la potasa, el carbonato amoniacal, el ácido sulfúrico, nítrico y muriático y otros muchos otros medicamentos sacados del mercurio…”.

Eran buenas novedades, pero también una advertencia en cuanto a que un error en la dosis podría resultar fatal. 

Raíces y arbustos

El cuidado frente a las dolencias y enfermedades hizo que también se contara con los más avanzados conocimientos de la medicina herbal de la época, la cual para muchos en la actualidad no les puede significar íntegramente novedoso pues las plantas, yerbas, raíces y arbustos aquí nombrados todavía son de amplio uso en el Perú y en diversas partes del mundo. De hecho, tras cientos de años la evolución del conocimiento en cuanto a sus propiedades medicinales permite todavía contar con ellos, ahora y a futuro. 

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular