martes, septiembre 21, 2021
InicioDestacadosLa cultura de facto, aplausos de 8 millones de peruanos al teatro,...

La cultura de facto, aplausos de 8 millones de peruanos al teatro, ballet, coro y museos de la dictadura de los años 70

Estadística de la Oficina de Organización de Eventos del ex Instituto Nacional de Cultura (ex INC), actual Ministerio de Cultura, revela más de 40 años después cifras y detalles de la promoción cultural de los gobiernos de los dictadores Juan Velasco Alvarado y Francisco Morales Bermúdez

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 5/04/2020

Imagen referencial. Foto: Andina.

¿Son libres y culturosos los peruanos? ¿La cultura les resulta solo un gesto, un ademán, un impulso por las artes? En democracia se dispone de tanta estadística de las actividades culturales recientes o en curso que las respuestas a estas preguntas alcanza para todo tipo de gustos, pero la escasez de esta estadística durante la época de dictadura impide satisfacer los mismos cuestionamientos en abundancia de posibilidades.

Las cifras estadísticas que aquí mostramos corresponden a la década del 70 del siglo XX, y desde luego no responden a estas preguntas al cien por ciento, pero ayudan a conocer el movimiento cultural y la concurrencia a los espectáculos culturales que el Estado organizó de 1973 a 1980 a través del ex Instituto Nacional de Cultura (INC), el actual Ministerio de Cultura.

Téngase en cuenta que las cifras corresponden a los últimos siete años de los gobiernos de facto de los generales Juan Velasco Alvarado y Francisco Morales Bermúdez, cuya dictadura se extendió de 1968 a 1980, siendo que en el segundo semestre de este último año ya el país había retornado a la democracia a través del gobierno constitucional de Fernando Belaúnde Terry.

Durante esos ocho años el total de asistentes y visitantes a eventos y lugares culturales fue de 7’713.627, correspondiendo la mayor cantidad el número de visitantes a los museos y centros arqueológicos a cargo del ex INC distribuidos en 12 regiones del país.

De este número, 6’129,791 corresponden a los visitantes a museos y centros arqueológicos a cargo del ex INC en estas doce regiones: Áncash, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Ica, Junín, La Libertad, Lambayeque, Lima, Piura, Puno y Tacna.                                  

El otro porcentaje

Durante estos ocho años de actividades culturales, estas se realizaron a través de los elencos, actores, actrices, danzantes y folcloristas que, organizados por el ex INC y en dependencia de esta institución pública, realizaron en varias temporadas espectáculos que en total convocaron a 1’583,836 asistentes.

Todos los eventos fueron ejecutados por la Orquesta Sinfónica Nacional, el Coro Nacional, el Teatro Nacional Popular, el Ballet Nacional, el Conjunto Nacional de Folclore, así como por los integrantes de otros espectáculos a cargo de la Oficina de Organización de Eventos del ex INC, actual Ministerio de Cultura, institución que más de 40 años después sigue a cargo actualmente de la promoción cultural desde el sector estatal.

En esos ocho años líneas arriba informamos que el total fue 1’583,836 espectadores a estas expresiones artísticas, siendo que el desagregado de cada uno se refleja en los siguientes números:

1973: 38,920 / 1974: 66,204 / 1975: 78,645

1976: 130,912 / 1977: 407,054 / 1978: 289,395

1979: 255,250 / 1980: 317,456.

En democracia o dictadura, ¿tienen los gestores culturales resultados que mostrar por instituciones, por años, por regiones, respecto a la movida cultural del Perú? ¿Cómo interpretar las cifras si estas provienen de gobiernos democráticos o dictatoriales?  ¿Y si solo es estadística gubernamental? Falta obtener y considerar la estadística de las actividades culturales que el sector privado organizó durante los años de dichos gobiernos militares.

Si en democracia un indicador de las actividades realizadas son las libres corrientes culturales, en dictadura las expresiones culturales y sus consumidores es obvio no surgen del libre albedrío. En dictadura no hay capacidad para el gesto ni la gestión cultural, solo para el tic y la obediencia a la voz del gobernante de facto. La actividad cultural es una mueca.

Los individuos no se convierten en cultos solo por asistir a eventos culturales. El significado de cultura es tan amplio que, incluso, una persona o empresa puede auto considerarse culturosa solo porque compra y regala los boletos a su familia o empleados para que concurran a determinado espectáculo. Y eso el público por lo general también lo aplaude.

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular