martes, septiembre 21, 2021
InicioDestacadosLa superación de Romina Lozano. La Miss Perú que afrontó acoso escolar...

La superación de Romina Lozano. La Miss Perú que afrontó acoso escolar y pobreza en la selva busca el reconocimiento del Miss Universo 2018 en Tailandia

ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

La historia de la Miss Perú Romina Lozano Saldaña da la vuelta al mundo no solo por ser la exótica, curvilínea y típica representante de la belleza latina según demandan cumplir siempre los cánones de las empresas de modas. La historia tampoco da la vuelta porque ella representará al país en el concurso Miss Universo 2018 que este 16 de diciembre se realizará en Bangkok (Tailandia), certamen en el que sin duda la peruana cuenta con amplio margen para hacerse de la disputada corona. Hasta aquí digamos todo esto es lo que resulta consuetudinario.

Sin embargo, también se debe informar de aquello que resulta excepcional en la vida de Miss Romina Lozano: su historia circula por todo el planeta porque ella es la viva representación de la joven mujer peruana que habiendo salido de la pobreza de un recóndito poblado del Perú, hoy se paga sus estudios con su trabajo, ayuda a sus padres y a otros familiares, realiza varias labores sociales sin esperar remuneración y el glamour con el que nació es algo con lo que aprende a convivir de manera natural.

Que la peruana Romina Lozano Saldaña lleve la banda de Miss Perú para orgullo de todos los habitantes de este país milenario en un certamen realizado al otro lado del mundo y que obtenga el título o una de las menciones de belleza, sería una recompensa a una trayectoria de superación en la que tuvo que sobreponerse a maltratos, bullying (acoso escolar) por ser tildada de alta y delgada, racismo, clasismo, carencias y falta de oportunidades económicas y educativas como muchas otras personas procedentes de las profundidades de este país sudamericano lleno de desigualdades.

¿Y con qué otras cosas tuvo que luchar Romina Lozano para, por ahora, haber llegado a competir a Tailandia con otras 95 candidatas de todo el mundo que aspiran ponerse la banda y la taira tras ganar el Miss Universo número 67 de la historia?

Entre otras cosas, pasar por terapias psicológicas ante tanto acoso escolar. En el Perú acostumbrados por centurias a las masivos casos de racismo a las personas indígenas y negras, ¿qué se puede decir de la discriminación cuando se da a la inversa? Es decir, del racismo a la gente blanca o de tez clara. ¿Qué decir de quienes por blancas en sus pueblos las consideran mujeres bajas de neuronas o de adorno para el trabajo o para la pareja? O sea, son casos que pasan desapercibidos pero se trata de personas que son encasilladas socialmente como incapaces de pensamientos abstractos y de resolver asuntos complejos. Condenadas a su destino por cuestión de género, misoginia y machismo.

¿Qué decir de quienes en la selva o en la sierra llevan apellido de origen español, inglés o francés, por citar tres ejemplos? ¿Se puede decir que per se gozan de privilegios educativos y de empleo? ¿Qué decir de la discriminación a las personas que concursan a los reinados de belleza? O sea: ¿Son personas frívolas, dependientes de la estética, falsas, insensibles y ajenas al devenir de su población y su patria?

Igual de racista y clasista es estigmatizar a la gente indígena o negra que a la blanca. El origen social y el color de piel nada tienen que ver con el intelecto y el desempeño de las personas. Que los casos de gente de tez clara son menos frecuentes, es obvio, pero todo atisbo de complejo de superioridad o inferioridad no debe conducir al lugar común de que el racismo y el clasismo solo agreden a las mayorías de piel oscura de cualquier país donde se encuentren habitando como nacionales o extranjeros. En los países de población mestiza, la mayoría tiene familia o amigos de todos los colores y orígenes económicos. El respeto y la defensa es para todos los que quieren una sociedad de iguales.

Romina es egresada de Aviación Comercial de un instituto, y estudia Nutrición en una universidad, además domina el inglés y el portugués a nivel intermedio. Ha trabajado como modelo y anfitriona, recepcionista, atención al cliente, en una cooperativa de ahorro y crédito, y tiene capacidad de comunicación, análisis y de organización. Es creativa, proactiva, coordinadora de eventos y sabe de la industria del turismo así como de informática. ¿Parece esto una promoción a su hoja de vida? Parece, pero no lo es. Ella no pidió que le hicieran esta semblanza, ni a mí se me ocurrió pedirle una contraprestación por decir la verdad. Esto es un tributo a las millones de mujeres que con perseverancia salen adelante y que, contra todo pronóstico, logran ser solventes por sí y para sí mismas.

Cuando hace un año Romina ganó el Miss Perú 2017, título que le daba lugar a participar en este Miss Universo 2018 en Tailandia, confesó con mucha humildad que su niñez e infancia fueron difíciles. Y no era para menos, su padre era un hombre dedicado a la construcción civil y su madre trabajaba en la docencia en un pequeño colegio de educación primaria. Los recursos económicos eran de sobrevivencia, me dijo. Ella vivía en el casi desconocido poblado de Bellavista, en la región San Martín. Nació en esa tierra calurosa el 06 de noviembre de 1996. Los 11 años que estudió la primaria y la secundaria en su añorado colegio local I.E. Santiago Antúnez de Mayolo N° 0208 se pasaron volando. Un caza talentos la descubrió en el 2015 y hoy con recién 22 años de edad es la peruana que ya se encuentra dando que hablar en el mundo. Y lo seguirá haciendo.

PERÚ BICENTENARIO

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular