sábado, julio 31, 2021
InicioDestacadosEn 1821 en New York el Perú difundió en publicaciones científicas que...

En 1821 en New York el Perú difundió en publicaciones científicas que la hoja de coca es la planta de los incas

Hace dos siglos la información científica de la planta “Erythroxilon Peruvianum” fue publicada en la primera revista médica fundada en los Estados Unidos, la prestigiosa “Medical Repository” de New York. El informe con las propiedades medicinales fue elaborado y enviado por el renombrado médico Hipólito Unanue a su colega Samuel L. Mitchill, una eminencia naturalista de ese país que se encargó de dar a conocer a la comunidad científica internacional la peruanidad y beneficios de la hoja de coca

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 06 / 03 / 2020

La revisión del contenido textual de una carta de 1821 que dos connotados científicos y médicos de principios del siglo XIX intercambiaron entre Lima y New York, permite dar a conocer casi dos siglos después que fue en agosto de ese año que, en dicha ciudad de los Estados Unidos, fue por primera vez que se conoció y reconoció a la milenaria hoja de coca como una planta nativa peruana, información que apareció en las páginas de la “Crónica de Ciencias de New York”, y del “Repositorio Médico de New York”, prestigiosos impresos dirigidos al gran público y a la comunidad científica internacional.

Estos médicos y científicos fueron el peruano Hipólito Unanue y el estadounidense Samuel Latham Mitchill, unas eminencias en su tiempo en sus respectivos países. En 1821, el primero de ellos, nacido en Hempstead (New York), tenía 57 años de edad; y el segundo, nacido en el entonces territorio peruano de Arica, al sur de Lima, tenía 66 años de edad. Como era natural entre científicos, mantenían comunicación entre ellos y con otros de diversos países para estar actualizados en investigaciones del campo medicinal. Unanue envió a su colega en New York demostraciones de la peruanidad y beneficios medicinales de esta milenaria planta.

Esta carta de 1821 fue enviada por Samuel Latham Mitchill a Hipólito Unanue, en la cual como colega le informó textualmente: “Tu obra –acerca de una planta- que antes de ahora era para mí completamente ignorada, es decir, el Erythroxilon Peruvianum, se presenta a los ciudadanos de Estados Unidos en las páginas de la Crónica de Ciencias de New York, y del Repositorio Médico de Nueva York. En el último número de este Repositorio, editado ayer, se contiene el capítulo acerca de otra famosa planta tuya, a saber la Unannea Febrífuga. Las figuras de ambas, para que la vean los doctores que frecuentan mi casa, fueron presentadas muchas veces. Las pocas ilustraciones que tengo junto a mí, las pondré en acero, y te las ofrezco como prenda de mi atención y amistad”.

El peruano Unanue era muy reconocido internacionalmente desde que en 1794 publicó su investigación “Disertación sobre el aspecto, cultivo, comercio y virtudes de la famosa planta del Perú nombrada coca”, y en 1806 su obra “Observaciones sobre el clima de Lima y su influencia en los seres organizados, en especial el Hombre”. Este naturalista también fue catedrático de Anatomía y fundador de la Escuela de Medicina de San Fernando.  

Respecto a la mencionada publicación “Repositorio Médico de New York”, su nombre en inglés fue “Medical Repository” de New York, y cabe destacar que fue la primera revista médica fundada en los Estados Unidos, la cual tuvo su primer número el 26 de julio de 1797 y se publicó hasta 1824, siendo uno de sus fundadores precisamente el naturalista Samuel L. Mitchill.

Denominación de origen

La carta de 1821 aquí citada es una evidencia que hace dos siglos la hoja de coca fue dada a conocer al mundo con el nombre científico de “Erythroxilon Peruvianum”, pero que décadas después misteriosamente su nombre fue cambiado al de “Erythroxilon coca”, con lo que su procedencia geográfica se eliminó en su denominación de origen, y es con este nombre genérico con el que ya se le conoce desde finales del siglo XIX.

Los beneficios de la coca, planta nativa de los andes peruanos, eran conocidos y utilizados por sus habitantes desde tiempos preíncas e incas. Durante el virreinato español en Perú y en el Alto Perú (este último ya con el nombre de Bolivia fue reconocido por Lima el 18 de mayo de 1826), su cultivo fue intensivo para su consumo nacional e internacional, y actualmente se continúa exportando a los Estados Unidos y otros países a través de la Empresa Nacional de la Coca (Enaco).

El registro histórico más universal que se tiene en cuanto a que esta planta peruana empezó a ser llamada genéricamente “Erythroxilon coca”, figura en los antecedentes de la bebida llamada Coca Cola, creada, patentada y comercializada en los Estados Unidos en 1886 bajo la promoción de ser un tónico con extracto de hoja de coca útil para las afecciones nerviosas, entre otros males. Su creador fue el farmacéutico John Pemberton, nacido en Georgia (EE.UU.).

El prefijo “Erythroxilon” alude a que se trata de una planta leñosa del orden de las ‘marpighiales’, del cual hay distintas especies, pero ninguna con las propiedades medicinales que tiene la de origen peruano, entre ellas para la digestión estomacal  y como energizante. En las bebidas de uso comercial con la coca como ingrediente se utilizan variedades libres de alcaloides, como la cocaína, y más bien contiene cafeína por su acción estimulante.  

Al despedirse en esa misiva de hace dos siglos, el científico Samuel L. Mitchill le refirió a su par peruano: “Llegando al final de mi carta, me viene al espíritu un deseo, que ahora escribo. Tengo un museo mineralógico; pero los minerales argentíferos y auríferos peruanos que hay en él son muy pocos y pequeños. Me consta por demás que vuestros asuntos públicos y privados son muy tristes, difíciles y ásperos. Sin embargo, si acaso se descubren algunos fragmentos de armas y corazas, serían de mucho valor para mí; pues ampliarán y enriquecerán mi colección; pero además serán perennes muestras de tu bondad y generosidad. Adiós. Nueva York en América del Norte, en los mismos idus (13) de agosto de 1821”.

En 1821, el 28 de julio, el Perú había proclamado su independencia nacional desde la capital, Lima. La carta data del 13 de agosto de ese año. Ambos personajes también tenían en común estar dedicados a la política en sus respectivos países.

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular