miércoles, septiembre 22, 2021
InicioCiencia y TecnologíaEl discurso de la OMS sobre la enfermedad del SARS y el...

El discurso de la OMS sobre la enfermedad del SARS y el COVID-19 son casi idénticos pese a los 17 años transcurridos

El 17 de junio de 2003 la entonces máxima jefa de la OMS, la noruega Bro Harlem, dio un discurso oficial sobre el final del SARS en el mundo. Ello fue durante la asamblea de este organismo realizada en Malasia. Al leerlo, cualquier ciudadano puede creer que fue dicho pensando en el COVID-19, pero en realidad pudo ser para cualquier otra enfermedad infecciosa y mortal de esta magnitud.La advertencia igual fue dada, y aquí la pueden conocer

Por ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 26/04/2020

Foto: RTVE.

La médico Gro Harlem Brundtland, ex directora de la OMS, en su discurso del 17 de junio de 2003 durante la reunión mundial organizada por este organismo, detalló el impacto y el futuro de una enfermedad que unos cinco meses atrás había hecho su aparición en sociedad: el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAS, por sus siglas en inglés), el cual era causado por el primer coronavirus (CoV) aparecido en China y en la historia de la humanidad.

Esta nueva enfermedad en solo cinco meses se había extendido por 30 países, infectado a 8,439 y matado a 812 personas de ambos sexos. En esa reunión, realizada en Kuala Lumpur (Malasia), la doctora Gro Harlem habló de las consecuencias en la salud de las personas y los países ocasionadas por el SRAS CoV 1, sin presagiar cuándo ni dónde aparecería un nuevo coronavirus ni su incremento en capacidad de quitar la vida a las personas.

Casi 17 años después, este discurso de la entonces máxima autoridad de la OMS cobra vigencia por cuanto todo lo señalado en esa ocasión se está volviendo a repetir a través de un nuevo coronavirus, el SRAS CoV 2, el mismo que ocasiona la enfermedad COVID-19 (n-CoV 2019), originada también en China.

El SRAS CoV 2, o COVID-19, se ha extendido por 200 países, infectado a cerca de 3 millones y matado más de 200 mil personas en los últimos cuatro meses. Así como su antecesor no tuvo vacuna, este nuevo coronavirus actualmente tampoco la tiene, por lo que ambos también tienen en común que su control se pueda producir a partir del seguimiento de medidas de prevención como aislamiento social, cuarentena, rastreo de infectados, y medicación según el caso de los pacientes infectados.

Dicho discurso oficial de la noruega Gro Harlem Brundtland, revisado en los archivos de la OMS para esta entrega periodística, lo presentamos aquí para que el ciudadano coteje las similitudes entre una situación y otra pese a los 17 años transcurridos. En algún momento, el contenido del texto puede parecer futurista, como que fue escrito para ser difundido cuando llegue el día de dar conclusiones sobre el COVID-19 en alguna asamblea de dicho organismo o en cualquier otro escenario.

Este es el discurso que la doctora dio, empieza con el saludo protocolar a los asistentes a dicha asamblea en Malasia en el 2003:

“Señoras y señores: Estamos lidiando con una nueva enfermedad que golpea a una sociedad globalizada. Hemos visto su rápida propagación internacional. Hemos visto mercados bursátiles subir o bajar de acuerdo con el último éxito o retroceso en la situación de SARS. Hemos visto que los bulliciosos centros de transporte se callan. Hemos visto SARS en las portadas y en nuestras pantallas de TV. Hemos visto el cierre de hospitales, escuelas y fronteras. Hemos sido testigos del impacto económico, los movimientos de población de las ciudades afectadas y la discriminación injustificada”.

Pero también hemos visto una solidaridad internacional sin precedentes contra una amenaza compartida de dimensiones desconocidas. Y hemos visto que el SARS se detuvo en seco en algunas de las áreas más afectadas.

Desde el principio, la respuesta de la OMS al SARS se ha guiado por un objetivo primordial: cerrar las oportunidades para que esta nueva enfermedad se establezca y se vuelva endémica. Esto, simplemente, es nuestro deber de salud pública. Es gratificante ver que los líderes políticos de todo el mundo han respondido con un compromiso similar a un esfuerzo total para ver al SARS derrotado.

A finales de abril, los jefes de estado de países asiáticos se reunieron en Bangkok para trazar planes para combatir el SARS. Reconociendo que la crisis fue compartida por todos, establecieron una red de información sobre el SARS, establecieron protocolos estándar para viajar por aire, tierra y mar, y acordaron una estrategia de comunicación.

A fines de mayo, en la Asamblea Mundial de la Salud, experimenté de primera mano la seriedad con la que los ministros de salud toman el SARS, y cuánto esta enfermedad ha abierto los ojos del mundo a la magnitud del daño y la interrupción que una nueva enfermedad puede causar en sectores lejanos.

Más allá de la salud, los delegados adoptaron, por consenso, una resolución sobre el Reglamento Sanitario Internacional que subraya el papel de la OMS en la lucha contra cualquier enfermedad infecciosa que represente una amenaza para la salud pública internacional.

Damas y caballeros, el SARS ha cambiado la percepción de la amenaza de enfermedades infecciosas. También ha elevado la salud pública a un nuevo nivel de importancia. Como hemos escuchado hoy, el SARS es una nueva enfermedad muy resistente e importante. Esto hace que nuestros éxitos en las últimas semanas y meses sean aún más impresionantes.

La primera y más convincente lección que debemos aprender del SARS se refiere a la necesidad de informar, de manera abierta y rápida, los casos de cualquier enfermedad con potencial de propagación internacional. En un mundo globalizado, interconectado electrónicamente, los intentos de ocultar los casos de una enfermedad infecciosa, por temor a las consecuencias sociales y económicas, ahora deben reconocerse como un precio muy alto. 

Esto incluye la pérdida de credibilidad a los ojos de la comunidad internacional, con un impacto económico negativo, daños a la salud y las economías de los países vecinos, y un riesgo muy real de que los brotes dentro del propio territorio del país puedan descontrolarse”.

En otro momento de su discurso, la jefa de la OMS dijo lo siguiente:

“Un mes después de que 11 laboratorios líderes se unieran al esfuerzo de colaboración de la OMS, los científicos participantes anunciaron colectivamente la identificación concluyente del virus del SARS. La secuenciación completa de su ARN siguió en breve. Este éxito es una señal alentadora de la voluntad de la comunidad científica de colaborar, en lugar de competir, para resolver los misterios de una amenaza compartida por toda la humanidad.

En el lado negativo, el SARS ha expuesto serias debilidades en los sistemas de salud en todo el mundo. La enfermedad supone una enorme carga para los servicios de salud en términos de control de infecciones, aislamiento, largos períodos de cuidados intensivos y las demandas de localización de contactos y seguimiento o cuarentena. Incluso en áreas con servicios sociales altamente desarrollados, la carga de enfrentar el SARS, el número de pacientes hospitalarios y trabajadores de la salud que se infectaron, a menudo llevaron a los sistemas de salud al borde del colapso”.

La doctora Bro Harlem, en su discurso, también dejó para la posteridad las siguientes conclusiones:

“El SARS no será la última nueva enfermedad en aprovechar las condiciones en un mundo globalizado. En las últimas dos décadas, surgieron nuevas enfermedades a una tasa sin precedentes de una por año, y es probable que esta tendencia continúe. 

Los sistemas mejorados de vigilancia e informes, los mecanismos para la investigación colaborativa, las políticas hospitalarias, los procedimientos para el control de infecciones y los canales para informar y educar al público son parte del legado positivo del SARS.

A medida que trabajen juntos para planificar planes para el futuro, pueden estar seguros de que sus conclusiones y recomendaciones realmente marcarán la diferencia. El SARS nos ha abierto los ojos al daño que una nueva enfermedad puede causar en muchos niveles diferentes. Está en el interés personal ilustrado de todos nosotros fortalecer nuestras defensas contra la amenaza de enfermedades infecciosas en todas sus dimensiones”.

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular