sábado, noviembre 27, 2021
InicioDestacadosLos primeros 8 mil dólares de la corrupción. Apenas 2 meses tenía...

Los primeros 8 mil dólares de la corrupción. Apenas 2 meses tenía el Perú de país independiente y ya se denunciaba la primera coima. La república empezaba mal

“Espero un juego sucio respecto a nuestras respuestas por medio de un amigo del gobernador de Ica Pardo de Zela me ha estado ofreciendo permiso para embarcar aguardiente para el Callao en términos iguales, siempre que le presentase la suma de dólares 8,000 por supuesto me negué a su oferta”. Foto referencial. Foto: Freepik.

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN 

Tanta coincidencia puede hacer que esta historia parezca inverosímil. Pero se trata de un hecho de denuncia de corrupción ocurrido en Pisco y registrado en una carta oficial puesta en conocimiento del argentino Bernardo Monteagudo, ministro de Guerra y Marina de la naciente república peruana. Fue el 9 de octubre de 1821, apenas poco más de dos meses de declarada el 28 de julio la independencia del Perú y un año después de producido el desembarco del general argentino José de San Martín en Paracas, es decir en Pisco. La independencia suponía acabar con todos los abusos a nacionales y extranjeros, incluida la corrupción en sus diversas manifestaciones. Una investigación de PERÚ BICENTENARIO presenta este caso en exclusiva, para la reflexión.

La carta está firmada por John Goodfellow, propietario del bergantín inglés “Libonia”, a cargo del capitán A. Mackenzie, y fue dirigida al comandante del buque de guerra inglés “Superb”. En la misiva, Goodfellow le da cuenta al comandante que le pidieron 8 mil dólares para dejarlo salir del puerto transportando su carga al Callao, entre la cual se encontraba el cotizado aguardiente que producía esta región vitivinícola. Del puerto del Callao era embarcado el aguardiente hacia otras regiones del mundo. Dicho aguardiente no es otra cosa que nuestro famoso pisco, la bebida nacional. En la carta también se menciona al comodoro Thomas Hardy, quien como autoridad estaba a cargo del buque “Superb”.

En la denuncia enviada por escrito también se menciona a William Dalling, comandante en jefe de las Fuerzas Navales de la corona inglesa por esos días en el puerto del Callao. También al capitán Bouchard, que no es otro que el francés Hipólito Bouchard, quien al servicio de la causa patriótica se encontraba en Pisco con su fragata “Consecuencia” y cuya tripulación fue denunciada de sustraer parte del cargamento que llevaba el inglés John Goodfellow en su bergantín “Libonia”. También se menciona al gobernador de Ica, el general español Juan Pardo de Zela Vidal, quien de servir a la corona española pasó al Ejército Libertador de José de San Martín.

La carta forma parte del Archivo Histórico del Museo Naval del Perú.  Esto es lo que en ella se dice:

“Entiendo que la ley, en este caso estipula depositar o dar seguridad para la amortización de impuestos hasta que las pruebas requeridas hayan sido dadas. Pero el capitán Bouchard insinuó maliciosamente de que hemos estado contrabandeando en las costas y ha puesto una fuerte vigilancia de soldados a bordo; también ha encarcelado a parte de la tripulación y pese a mis protestas la lancha “Consecuencia”, ayudada por nuestra falúa grande manejada por gente de tierra, después de romper el candado de la escotilla principal, se han llevado a la fuerza casi un tercio del cargamento a tierra y todavía continúan en ello. Les he llamado la atención en todo sentido pero sin éxito. Úrgeme el envío de una respuesta a mi carta a sir Thomas Hardy y a su excelencia el Protector antes de que ellos lleguen a un extremo. El propio regresó 5 días más tarde, trayendo lo que él suponía una respuesta para el capitán Willliam Dalling y a mí, pero con nuestra sorpresa no tuvimos ni una línea, aunque el propio nos aseguró que nuestras cartas llegaron a manos de sir Thomas cuatro días antes de que él partiera de Lima. Espero un juego sucio respecto a nuestras respuestas por medio de un amigo del gobernador de Ica Pardo de Zela me ha estado ofreciendo permiso para embarcar aguardiente para el Callao en términos iguales, siempre que le presentase la suma de dólares 8,000 por supuesto me negué a su oferta. John Goodfellow/Capitán Mackenzie”.

PERÚ BICENTENARIO

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular