martes, septiembre 21, 2021
InicioDestacadosCongreso sin pausa 2020-2021 ¿Extraordinario u ordinario?

Congreso sin pausa 2020-2021 ¿Extraordinario u ordinario?

Los nuevos legisladores pueden en marzo declararse en Sesión Ininterrumpida 2020-2021 para evitar recesos y que su trabajo se reduzca a solo 13 meses en lugar de los 18 meses para los que serán elegidos el 26 de enero. La ciudadanía reclama un Parlamento laborioso y eficiente #CongresoSinPausa

Archivo Histórico Congreso de la República.

Por ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

Iniciativa PERÚ BICENTENARIO 02/01/2020

Si el Congreso Extraordinario 2020 define trabajar a un ritmo de tiempo ordinario, se expone a que no le alcancen los días para atender y concretar la agenda legislativa, de fiscalización y de representación parlamentaria que deberá asumir apenas se instale la Mesa Directiva, máximo la primera semana de marzo, es decir luego de las cinco semanas de los comicios del 26 de enero que al Jurado Nacional de Elecciones le tomará resolver las tachas e impugnaciones contra las mesas de votación y cédulas de sufragio, las cuales en todas las elecciones suelen presentarse.

En términos administrativos, el Congreso de la República tiene dividido su año de trabajo parlamentario en dos sesiones ordinarias, la primera que va del 1 de marzo al 15 de junio (es decir, 3 meses y medio), y la segunda que va del 27 de julio al 15 de diciembre (o sea, 4 meses y medio y días más); en total, 8 meses de labores, a los que por decisión política de los congresistas en los últimos años se agregó 1 mes (es decir, la segunda quincena de junio más casi toda la segunda quincena de diciembre).

Así las cosas, son 9 los meses que de manera ordinaria cada año el Congreso de la República utiliza para debatir proyectos de ley en las respectivas comisiones de trabajo y, si fuera el caso, aprobarlos en las sesiones plenarias, las cuales suelen realizarse en dos jornadas a la semana. De la cantidad y calidad de las normas aprobadas, así como si fueron por unanimidad o no, depende de las bancadas que funcionan como el primer filtro en tanto las iniciativas legales de los congresistas llegan al Pleno tras recibir respaldo corporativo.  

Los otros 3 meses del año parlamentario quedan a cargo de la Comisión Permanente del Congreso, la misma que sesiona una o dos veces a la semana para debatir y aprobar los proyectos de ley que dejaron las comisiones de trabajo antes de entrar en receso al igual que el Pleno. Esta dinámica hace aparecer que el Parlamento labora los 12 meses del año de manera ininterrumpida, pero en realidad no es así.

Durante esos 3 meses no laboran las comisiones de trabajo (y tampoco las comisiones especiales), salvo acuerdo por mayoría de sus integrantes, pero básicamente si lo hacen es para ver un tema puntual (a veces una emergencia, algo coyuntural). Este tiempo de paro productivo es contrario a la agilidad que reclama el Estado en la toma de decisiones. La democracia necesita ir a la velocidad de la satisfacción a las demandas ciudadanas, las cuales también dependen de los otros poderes del Estado y de los organismos autónomos.

En tanto el Congreso Extraordinario estará en funciones solo hasta julio de 2021, que es cuando debe ser relevado por los integrantes del electo Congreso 2021-2026, se observará que el primer semestre del próximo año se repetirá que los parlamentarios solo laboren 3 meses y medio (del 1 de marzo al 15 de junio) y, tal vez si así lo acuerdan, quince días más (es decir, hasta fin de junio), y de ahí ya no retornarían al Parlamento, pues sus sucesores juramentarán y asumirán funciones antes del 28 de julio de ese año.

De este modo, no son 18 meses (o año y medio) los que trabajará el Congreso Extraordinario, sino solo 13 meses (9 del año 2020, y 4 del 2021). En términos de actividad legislativa, durante los otros 5 meses solo funcionará la Comisión Permanente y una que otra comisión de trabajo. A ello hay que agregarle que, en esos 5 meses, los parlamentarios tampoco efectuarán su labor de representación tal como lo dispone su reglamento.   

Dicho todo esto, se encuentra en manos del futuro Congreso Extraordinario decidir si ingresa a la historia como tal dice su nombre o como un congreso ordinario, pues con voluntad política desde marzo de 2020 hasta julio 2021, a través de su Mesa Directiva, Junta de Portavoces y acuerdo de bancada, puede declararse en Sesión Permanente, Sesión Continua, Sesión Ininterrumpida 2020-2021; la denominación, solo es eso, el fondo es que, como indicamos al principio de esta propuesta, el tiempo no se convierta en una adversidad para presentar los resultados que la ciudadanía reclama, es decir un Parlamento laborioso y eficiente.

Como cualquier otra persona, los parlamentarios deben seguir teniendo su mes de vacaciones, y asistir de manera productiva los otros once meses del año a su institución, esa es una reingeniería que tal vez puedan dejar lista o en marcha para el Congreso de la República del quinquenio 2021-2026.

El futuro Congreso Extraordinario necesita disponer el mayor tiempo posible que le permita atender todas las demandas de la población y de las instituciones del Estado, pues desde el 30 de setiembre de 2019 en que fue disuelto, hasta fin de febrero de este año sumarán ya 5 meses (¿llegarán a ser 6?) en que, al no estar en funciones, se le viene un desembalse de proyectos de ley y otros asuntos estatales que debe atender.

Estará en agenda debatir la legalidad y constitucionalidad de las decenas de Decretos de Urgencia que el Ejecutivo terminará dando hasta antes de las elecciones del 26 de enero, y en ello los 130 integrantes del Congreso Extraordinario no se pueden pasar todo el tiempo de su período parlamentario así como tampoco solo abocados a fiscalizar al Congreso disuelto.

Si por inercia o deliberadamente así lo terminaran haciendo, les faltará tiempo para entregar resultados a la población. Por eso, es mejor que tomen las previsiones del caso y se acuerde en Mesa Directiva trabajar todos los parlamentarios los 18 meses (año y medio ) que estarán en funciones en el período 2020-2021, en lugar de solo los 13 meses que como congreso ordinario les tocará hacer por costumbre. El prestigio del Congreso depende de todos.

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular