lunes, octubre 18, 2021
InicioDestacados¡Lo que faltaba! Carta rectificatoria del libertador San Martín a una publicación...

¡Lo que faltaba! Carta rectificatoria del libertador San Martín a una publicación peruana

XXXXXX
San Martín murió en 1850, lejos de Perú y Argentina. Sus restos son homenajeados en su país natal. Foto: Difusión.

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

Resulta histórica esta carta de rectificación enviada a un medio de comunicación peruano por el libertador José de San Martín desde Argentina el 1 de junio de 1823, es decir luego de 9 meses de haber dejado el gobierno del Perú, el cual como se sabe se extendió del 3 de agosto de 1821 al 20 de setiembre de 1822.

Desde enero de 1823 el libertador ya residía en Mendoza y luego se trasladó a Buenos Aires, donde el 3 de agosto de ese año falleció su esposa. La carta fue redactada el 1 de junio de ese año y dirigida a Correo Mercantil, una publicación liberal conocida por su activismo en la causa patriótica a la que se le recuerda por haber reimpreso, en 1822, el histórico documento llamado “Carta a los españoles americanos”, escrita en 1791 por el jesuita Juan Pablo Vizcardo y Guzmán, y publicada en francés en 1799 y en español en 1801.

La última edición de Correo Mercantil fue el 14 de junio de 1822, de modo que cuando el 1 de junio de 1823 el libertador argentino pide la rectificación ya era imposible que se hiciera a través de este impreso. La publicación tuvo su primera edición el 15 de julio de 1820, es decir dos meses antes que San Martín desembarcara en Paracas para emprender la emancipación del Perú junto a otros cientos de extranjeros y peruanos. Fue fundada por Sebastián García y con solo el lema que enarbolaba se reconoce la orientación de su línea editorial: “Constitución o muerte”.

Las instrucciones a las que alude San Martín fueron alcanzadas a Correo Mercantil para su publicación por Joaquín Campino Salamanca, quien en 1822 fue el primer ministro plenipotenciario que tuvo Chile apenas este gobierno reconoció a Perú como país independiente. Estuvo en el cargo de 1822 a 1825, año en que es sucedido por el chileno Manuel Rengifo.

El ministro plenipotenciario chileno Campino Salamanca habría pedido publicar dichas instrucciones cuando ya había transcurrido dos años de aprobadas por el Senado chileno y cuando San Martín ya estaba por marcharse del Perú. De hecho, el libertador toma conocimiento del contenido de dicha publicación en 1823 cuando ya se encontraba residiendo en Argentina.

La carta de San Martín dice así: “Mendoza, 1 de junio de 1823. Señor editor del Correo Mercantil de la capital del Perú. Muy señor mío: Es en mi poder un impreso publicado en esa capital el que se encabeza del modo siguiente: El ministro plenipotenciario de Chile, acerca del gobierno del Perú cree conveniente publicar el siguiente documento: Instrucciones que debe observar el ejército libertador del Perú. Según las instrucciones en 25 artículos firmados por los que componían el primer senado de Chile en 23 de junio de 1820. El que suscribe protesta no haber recibido ni estas ni ningún otro género del gobierno de Chile, ni del de las Provincias Unidas, a menos de no tenerse por tales las órdenes de marchar con 3,800 bravos de ambos estados a libertar sus hermanos del Perú. Si usted se sirve insertar en su periódico esta exposición se lo agradecería su atento servidor. José de San Martín. Marchar con 3,800 bravos a libertar sus hermanos del Perú es la única instrucción que me ha dado”.

¿Qué dicen estas instrucciones? Desde el artículo 1 al 25 hay una serie de indicaciones respecto al comportamiento y acciones que debía guardar el Ejército Libertador. Se indicaba que se debía usar la fuerza solo en caso de resistencia y que el objetivo de liberar a los peruanos “debía ser por el espíritu de beneficencia y por amor a la humanidad”. También se indicaba pedir “a los gobernadores y cabildos entreguen cuarteles para el ejército, casas para los oficiales, víveres y demás auxilios que se necesitasen”.

En otros capítulos se menciona que si la capital del Perú y algunos otros pueblos se negasen a las reconvenciones de paz y “fuese preciso usar de la fuerza para tomarlos, se eviten en cuanto sea posible, los saqueos, violencias y demás excesos que ofenden a la religión y a la humanidad”.

Según estas instrucciones, en Lima se debía “separar a todos los funcionarios civil o militar contrarios a la causa libertaria y se encargue a los patriotas probos e idóneos para el buen servicio del Estado”.

Con su carta rectificatoria, el libertador ya en retiro buscaba desvirtuar que sus acciones hayan estado sujetas a las instrucciones recibidas por el Senado de Chile y por las del gobierno de las Provincias Unidas (Argentina) mientras estuvo a cargo de la Expedición Libertadora al Perú con 3,800 chilenos, argentinos y soldados de otras nacionalidades, a los que se sumaron miles de peruanos.

El 1 de junio de 1823 San Martín en esa carta solo reconoce haber actuado bajo las órdenes de dichos estados pero únicamente respecto a liderar militarmente la guerra de la independencia del Perú. No reconoce haber estado sujeto a las órdenes de los senadores chilenos ni de los congresistas de su país. Hizo estas precisiones sabiendo que en 1824 dejaría su país para exiliarse en Francia en tanto Argentina se encontraba desestabilizada por los desencuentros políticos. En 1850 murió en ese país a los 72 años de edad.

PERÚ BICENTENARIO 

RELATED ARTICLES

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular