sábado, septiembre 25, 2021
InicioDestacados"Banco Auxiliar del Perú", la primera entidad financiera del país creada en...

“Banco Auxiliar del Perú”, la primera entidad financiera del país creada en 1821

Dos siglos de historia: auge y caída en plena Independencia

Investigación ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 17/05/2020

Billete de 1822.

Los siguientes oficios permite conocer no solo la existencia en 1821 del “Banco Auxiliar del Perú” sino, también, los temas que debía atender esta primera entidad financiera nacional durante los primeros meses de su funcionamiento. El nacimiento de la república peruana se había formalizado el 28 de julio de ese año y los documentos que aquí presentamos son de apenas seis meses después de esa histórica fecha para el país.

El primer oficio que presentamos, del 7 de enero de 1822, dice así:

“Honorable Ministro de Hacienda: Consecuente al superior oficio que con fecha 31 de diciembre del año próximo pasado se sirvió dirigirme, se ha expedido el correspondiente por el Tribunal del Consulado a los señores jefes del Banco Auxiliar del Perú, para que dispongan la cantidad de 2,000 pesos que en calidad de préstamo se sirve V.S. prevenir se franqueen de sus fondos para los precisos gastos de aquel establecimiento, con cargo de reintegro de sus primeros ingresos.

Dios guarde a usted muchos, Hipólito Unanue, Secretario del Despacho de Hacienda del Perú. Lima, 7 de enero de 1822 y 2° de la Independencia”.

El otro es del 8 de enero de ese año, en el cual se señala que:

“Al señor don Andrés Salazar y don Antonio Álvarez del Villar, tesorero y contador del Banco Auxiliar del Perú: Había recibido el actual Prior de este Consulado, como director del Banco, un superior Oficio del Ministerio de Hacienda, comunicando la suprema orden de la entrega de 2,000 pesos con el fin que expresa, y calidad de reintegro de los primeros ingresos de este Tribunal. Así es, que haciéndole presente, proveyó el correspondiente decreto, y el tenor de la enunciada orden, con lo decretado en su razón, es en todo como sigue.

Tiene este Consulado expedida con fecha de ayer la debida contestación y rescatando solo el correspondiente aviso a usted en razón del puntual cumplimiento del supremo mandato, ha estimado propio de su deber practicarlo así para la cabal inteligencia de usted y demás efectos convenientes en términos de lo declarado por el mismo.

Lima, 8 de enero de 1822 y 2° de la Independencia. Dios guarde a usted muchos años, Tribunal del Consulado de Lima”.

Sus primeros funcionarios

Dicha entidad bancaria fue creada el 14 de diciembre de 1821 por decreto del entonces gobernante José de San Martín, con cuyo equipo ministerial buscaba estabilizar la economía nacional en crisis por la guerra de la independencia, los préstamos internos y externos. En otros países ya existía este tipo de entidades a cargo del Estado.

La falta de recursos, de moneda circulante, se hacía más difícil con la resistencia que la monarquía española y sus adeptos hacían en otras regiones del recién emancipado Perú, particularmente en la sierra central y en los andes del sur (Junín, Ayacucho, Arequipa, Cusco, Puno).

El director de dicho banco era el prior del Consulado de Lima, José Gonzales y Fuente, quien había ostentado el título nobiliario de conde durante el virreinato, título que junto a otros de diversos personajes fue liquidado también por decreto de San Martín.

Andrés Salazar era el tesorero y Antonio Álvarez del Villar el contador del “Banco Auxiliar del Perú”, el cual tuvo como funciones emitir billetes de circulación obligada con un determinado interés anual y amortización trimestral.

Oficialmente, la circulación de los billetes se dio el 1 de febrero de 1822, los cuales eran de diversa denominación (2 reales, 1, peso, 500 pesos, entre otras) y se prestaba por diversos montos y plazos pactados con los clientes, comerciantes en su mayoría, y también hacendados.

También sirvió para pagar los productos y servicios que compraba el Estado a los comerciantes privados.

La entidad no tenía buena reputación porque entregaba los montos mitad en papel y mitad en metálico, y los que no aceptaban recibirlos eran multados y, si se volvían morosos, los encarcelaban, decomisaban su mercadería y embargaban sus bienes. No faltaron las denuncias de falsificación de billetes y, con ello, la pérdida del valor y desconfianza.

En junio de 1823 dicho banco se extinguió y los billetes salieron de circulación y hasta quemados, ello a raíz de la breve reconquista de Lima por la resistencia española y el momentáneo declive de las autoridades independentistas (San Martín ya se había marchado a Argentina para no volver).

De este modo, el primer banco fue una institución que apenas tuvo año y medio de funcionamiento y su quiebre significó pérdidas para el naciente Estado peruano, que tuvo que regresar solo al uso de monedas (a cargo de la Casa de la Moneda) para las transacciones comerciales.

Esta es la historia del primer banco peruano, el cual era del Estado, otra es la historia del primer banco privado del Perú, el cual se fundó en noviembre de 1862 a través de “La Providencia Sociedad Anónima General del Perú”.

El Tribunal del Consulado

La revisión de estos dos oficios de 1822, que aquí hemos publicado por primera vez, permite traer al presente otra institución que ese año funcionaba, el Tribunal del Consulado de Lima, similar a los tribunales comerciales que, actualmente, se conocen en todos los países.

Cuando en 1820 llegaron al Perú los patriotas, en el virreinato peruano ya funcionaba el Consulado de Lima, institución a la que pertenecían los principales y acaudalados comerciantes de Lima, la cual fue creada a semejanza del que existía en Sevilla y Burgos para los asuntos mercantiles en esas regiones del reino español.

El Tribunal de dicho consulado de Lima se regía por criterios jurídicos y dirimía las controversias entre los comerciantes.

RELATED ARTICLES

43 Comentarios

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular