Rhesus, el primate cuya sangre es similar a la humana y puede dar la vacuna contra el COVID-19

Se ha convertido en el macaco mejor amigo del hombre, en quien la ciencia ha depositado su esperanza de encontrar una vacuna contra el nuevo coronavirus. Es un primate que se utiliza en diversos laboratorios del mundo

Por ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 28/04/2020

Mono Rhesus, originario de Asia.

En 1940 dos científicos identificaron que el antígeno Rhesus es una proteína presente en los glóbulos rojos de determinadas personas, y que los individuos que la tienen en sus eritrocitos son RH positivos (RH+) y quienes no poseen la misma son RH negativos (RH-).

De hecho, las letras “RH” son las siglas del término Rhesus, que responde al nombre de estos monos, en cuya sangre se observó que el 85% de la sangre humana en ellos se comportaba de la misma manera y el otro 15% de manera diferente.

En 1940 tal descubrimiento fue realizado por los doctores Alexander Wiener y Karl Landsteiner, el primero un prestigioso biólogo de EE.UU., y el segundo austriaco que en 1930 obtuvo el Premio Nobel de Medicina por sus descubrimientos de los grupos sanguíneos.

Los primates Rhesus son originarios de Asia, viven en el sur de China, Nepal, Tailandia, Vietnam, India. Miden 50 centímetros y son omnívoros.

Gracias a estos animales, la humanidad puede contar a partir del próximo setiembre con las primeras vacunas contra la enfermedad COVID-19, que viene matando a más de 200 mil personas e infectado a tres millones en todo el mundo, por acción del SARS CoV 2, un tipo de coronavirus que a través de animales salvajes de China saltó al hombre y hoy es el principal enemigo de la humanidad.

El que se ha convertido en el primate mejor amigo del hombre es el macaco Rhesus, en quien la ciencia ha depositado su esperanza de encontrar una vacuna contra el COVID-19. En diversos laboratorios del mundo, es utilizado para probar vacunas y medicación de otras enfermedades en los humanos.

Este lunes 27 de abril en EE. UU. el diario «The New York Times», informó que una vacuna contra el coronavirus desarrollada por el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford ha sido probada exitosamente en este mono Rhesus.

Y que los expertos prevén la próxima semana compartir los resultados con la comunidad científica y someter el estudio a la correspondiente revisión de pares científicos en EE. UU. y de otros lados del mundo, entre ellos seguramente de China, como país originario de esta enfermedad, y de otras naciones afectadas y de vanguardia tecnológica.

Hoy martes la noticia siguió dando la vuelta al mundo, y en Rusia la agencia noticiosa RT la difundió de esta manera basándose en la información del «The New York Times» :

«Una inoculación de dosis únicas fue aplicada el mes pasado a seis macacos Rhesus en el laboratorio Rocky Mountain de los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. en Montana. Posteriormente, los animales fueron expuestos a grandes cantidades del virus SARS-CoV-2, con las que ya habían enfermado otros monos en las instalaciones».

Y prosigue explicando: «28 días después, los seis macacos que portaban la vacuna permanecieron sanos. «El macaco Rhesus es casi lo más parecido que tenemos a los humanos», dijo uno de los investigadores, Vincent Munster. Después de este éxito, los científicos planean probar la inoculación en más de 6.000 personas a fines del próximo mes.

La vacuna podría estar disponible en septiembre

La agencia RT señaló que «en caso de que se ratifique su efectividad, los expertos creen que millones de dosis de la vacuna podrían estar disponibles para humanos en septiembre. Para ello, sería necesario contar con una aprobación de emergencia de los organismos reguladores».

Afirmó que «en caso de conseguirlo, la universidad británica se convertiría en la primera institución en lograr una vacuna contra el coronavirus y lo haría mucho antes de lo previsto por los organismos de salud, que pronostican un plazo de varios meses más antes de dar con una inmunización que ayude a controlar la pandemia».

Alertó que, «sin embargo, los especialistas han aclarado que la inmunidad alcanzada en los monos no garantiza que la vacuna proporcione el mismo grado de protección para los humanos».

- Anuncio -