Por la salud de las peruanas al 2030, según los objetivos de la OMS

Por la dignidad de las mujeres, es necesario hacer un seguimiento a las leyes nacionales y transnacionales que las protegen, de modo que contribuyamos con su difusión y permanente actualización

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 3, de la ONU, es el que nos atrae por cuanto establece que los Gobiernos deben garantizar una vida sana así como promover el bienestar de todas las mujeres

Por ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

Iniciativa PERÚ BICENTENARIO

Son varios los instrumentos legales que garantizan el derecho de las mujeres a la salud, en lo interno desde la Constitución hasta las normas del sector competente y, en lo externo, el ordenamiento de la Organización Mundial de la Salud.

No obstante, así como corresponde no perder de vista el cabal cumplimiento y la continua mejora de estos instrumentos desde los diversos actores de la sociedad, es necesario que estos actores de manera organizada refuercen continuamente las alertas tempranas para reducir en ellas los riesgos de las enfermedades que las aquejan así como potenciar la gestión de estos riesgos con una mirada de alcance local, regional y nacional.

Esto último está estrechamente vinculado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas tiene proyectado se cumplan al 2030, y en este sector desde luego a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, de manera más cercana teniendo como institución tutelar a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el campo de la salud, es el ODS número 3 el que nos atrae por cuanto establece que los Gobiernos deben garantizar una vida sana así como promover el bienestar de todas las mujeres y, de manera integral, a todos los integrantes de la sociedad.

Es aquí donde se hace necesario hacer un seguimiento a las leyes nacionales y transnacionales que protegen a las mujeres, de modo que contribuyamos con su difusión y permanente actualización, ello en tanto las normas no siempre van a la velocidad que implica satisfacer las necesidades de las usuarias del sistema de salud.

Así como las mujeres no pueden ver vulnerado su derecho a una salud de calidad, es imprescindible hacer un permanente seguimiento al cumplimiento de las normas que estipulan la prevención en todo el sistema de salud peruano.

La difusión resulta un instrumento clave para estos objetivos. Las alianzas entre distintas instituciones permiten asegurar a las actuales y futuras generaciones de mujeres a conseguir los refuerzos necesarios para la atención y las alertas tempranas ante diversos tipos casos de cáncer y otras enfermedades curables e incurables.

Estamos para velar por la dignidad de todas en cualquier momento de sus vidas. Este objetivo va más allá del 2030, pues desde luego nuestra dedicación contempla siempre a las generaciones de niñas y jóvenes del presente y futuro del Perú.

- Anuncio -