Los dos amigos en el Perú de Javier Pérez de Cuéllar, el diplomático que ocupó el mayor cargo en el mundo

En el 2010, a los 90 años de edad, reconoció como sus más cercanos colegas y amigos a los embajadores Luis Marchand y José Antonio Meier Espinosa. Naturalmente, no fueron los únicos que disfrutaron de su confianza

Ayer, 4 de marzo, a los 100 años de edad partió a la eternidad. El embajador peruano es hasta la fecha el único latinoamericano en ocupar el mayor cargo del mundo, el de Secretario General de las Naciones Unidas

Por ÍTALO SIFUENTES ALEMÁN

PERÚ BICENTENARIO 05 / 03 /2020

Pérez de Cuéllar en el centro de la galería de secretarios generales de la ONU. Foto: ONU.

Es verdad, no están muy nítidas las imágenes registradas en el video del 1 de enero de 1982 en que asumió la Secretaría General de las Naciones Unidas, pero estas se encuentran claramente guardadas en la memoria de quienes lo quieren y en la propia memoria del peruano Javier Pérez de Cuéllar, quien como también es diplomático consigo mismo, mantuvo dicho video a buen recaudo en su casa de San Isidro sabiendo que los 38 años transcurridos imposibilitan arreglarlo. Un embajador de su trayectoria, siempre supo que hay cosas y situaciones que no tienen arreglo. A sus 100 años de edad, ayer la muerte llegó para llevárselo ahí donde no se requiere valija ni pasaporte.

Hay otro video en la historia de Pérez de Cuéllar, es de apenas diez años de antigüedad, y tal vez se ha mantenido relativamente incólume pese a los rigores del clima limeño. En este se encuentran imágenes con lo más destacado de su trayectoria diplomática, con testimonios de sus colegas y amigos, premiaciones y distinciones recibidas en homenaje a su carrera diplomática y a ese cargo internacional que ocupó hasta diciembre de 1991. Tenía poco más de 60 años de edad cuando pasó a ocupar el más alto cargo de las Naciones Unidas, el de Secretario General.

Hace una década

Este es mi testimonio, de lo que pude conocer de este ilustre peruano que ha pasado a la historia. Fue en noviembre de 2010 en que tras una investigación de su trayectoria y en coordinación con Pérez de Cuéllar y sus cercanos colaboradores, pude acopiar contenidos e imágenes de lo más resaltante de su vida profesional con vista a la entrega del grado de Doctor Honoris Causa que la Universidad Tecnológica del Perú le entregó el 26 de ese mes en ceremonia pública con sus invitados, autoridades y personalidades del mundo diplomático y académico. Esa casa de estudios me había designado para esa tarea, y había que cumplirla a cabalidad. Hice una investigación exhaustiva sin pensar ni temer a la posteridad.

Para ese video, que este año está cumpliendo una década, Pérez de Cuéllar tenía 90 años de edad y reconoció de manera espontánea entre sus dos grandes colegas y amigos a los embajadores Luis Marchand y José Antonio Meier Espinosa, quienes en ese 2010 confirmaron la cercanía amical que mantenían desde hacía décadas. Las palabras de afecto y admiración no se dejaron esperar. Esto, en el mundo de las formas diplomáticas, no es muy común decirlo de manera abierta. Lo digo porque los periodistas o somos embajadores de la verdad o no somos periodistas. Tanto en tiempo de alegría, como de penas.

Condecorado en más de 38 países, en el Perú Pérez de Cuéllar había recibido la Orden al Mérito por Servicios Distinguidos en el ‘Grado de Gran Cruz con Brillantes’ y, en 1987, el Premio Príncipe de Asturias. También la Gran Cruz de L’Ordre de la Renaissance, y el collar de La Orden de Isabel La Católica.

Es el peruano que ha ocupado el más alto cargo del mundo. Fue el quinto Secretario General de la ONU. Su cuadro con su rostro se encuentra en la exclusiva galería de altas autoridades de las Naciones Unidas. Hasta la fecha es el primer y único latinoamericano que ha ocupado tan importante cargo.

Este 19 de enero cumplió 100 años de edad, y ayer Pérez de Cuéllar tuvo que partir. Y en tiempo presente, decimos Pérez de Cuéllar es Doctor Honoris de la Universidad de San Marcos en Lima; Universidad de París (La Sorbona); Universidad de Michigan; Universidad Estatal de Moscú; Universidad de Cambridge en el Reino Unido, entre otras de gran prestigio, un prestigio que este demócrata supo con creces darle al Perú.

- Anuncio -